Temor en Vespucio por la deforestación en las serranías

Los vecinos advierten la posibilidad de otro trágico alud, como el de 1984. La empresa explotadora tiene autorización.

Los vecinos advierten la posibilidad de otro trágico alud, como el de 1984. La empresa explotadora tiene autorización.

Hace semanas que los vecinos de la localidad de Campamento Vespucio ven, atemorizados, que camiones de gran porte bajan a diario de la zona oeste de la localidad, cargados de rollos de madera de quebracho, quina y lapacho.

Pero el mayor temor que tienen es por las consecuencias que esa extracción puede tener sobre la localidad emplazada en medio de los cerros, donde residen unas 3.000 familias. A Vespucio la rodean las serranías del oeste, que son ambientalmente muy sensibles a cualquier acción del hombre, y nadie puede olvidar la tragedia que la localidad vivió en la década del 80, cuando un impresionante alud causó estragos y se cobró la vida de varias personas, que quedaron literalmente sepultadas bajo toneladas de lodo.

Autorizados por la provincia

La tala de especies forestales, generó también la preocupación de la intendencia de General Mosconi (a la que pertenece Vespucio) por lo que hace algunos meses funcionarios locales comenzaron a indagar el porqué de la extracción de madera en esa zona.

Carlos Posadas, director de Medio Ambiente del municipio de General Mosconi, explicó: “Hace varios meses que la gente de la zona es testigo de la extracción de madera, por lo que me dirigí a la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia para consultar el tema, ya que los choferes de los camiones venían con guías forestales, cumpliendo las normas vigentes”, recordó el funcionario.

Al interiorizarse sobre esta explotación, se supo que: “La madera autóctona que se saca es muy valiosa, ya que un árbol de quina o lapacho requiere de varias décadas para ser un ejemplar como el que se saca; pero al consultar me dijeron que, efectivamente, la tala se realiza en unas 6.000 hectáreas, dos fincas de 3.000 hectáreas cada una, que eran hasta hace no mucho tiempo montes fiscales de la Provincia”.

Agregó: “La empresa multinacional Reforestadora Santa Bárbara consiguió que se las cedieran para hacer la explotación. En Medio Ambiente de la Provincia aseguran que esa empresa presentó el programa de aprovechamiento forestal y por eso están autorizados a sacar toda la madera que quieran. Yo estimo que tienen un plazo y que deberán reforestar, como establecen las leyes que regulan esta actividad; lo que tengo entendido es que pueden hacerlo con eucaliptos, una especie que no es oriunda de la zona y a la que le lleva mucho menos tiempo que un árbol originario de la región, por tanto a los fines de la conservación ambiental nunca será lo mismo aunque reforesten; pero tampoco tenemos certezas de que se esté haciendo esa reposición de especies”.

Posadas precisó además: “Personalmente recorrí en helicóptero esa zona pero no encontramos ninguna maquinaria haciendo tala; pero sabemos que una vez que sacan los árboles los llevan a un gran aserradero en Orán”.

Opinó que “en la ley de ordenamiento territorial esta zona no debería figurar de color amarillo, sino directamente rojo, porque conlleva riesgo seguir talando esos bosques”.

Fuente: El Tribuno