Los rosarinos ya cambian los hábitos a la hora de comprar

Aprovechar ofertas, descuentos en días determinados y caminatas para comparar precios, las tendencias que se imponen.

Aprovechar ofertas, descuentos en días determinados y caminatas para comparar precios, las tendencias que se imponen.

Mientras el ritmo inflacionario no se detiene, en los supermercados y granjitas de los barrios los rosarinos cambian sus modalidades de compras e intentan adaptarse a una realidad que golpea los bolsillos.

“Sólo compro ofertas”, aseguró Alicia, una jubilada que recorre cada semana una decena de comercios de distintos tamaños “buscando precios. No me caso con nadie, porque con la (jubilación) mínima es difícil hacer otra cosa”, admitió.

Su descripción es corroborada por gerentes y dueños de bocas de expendio de diferentes tamaños. “Los días que más vendemos son aquellos que somos más agresivos con las ofertas, y lo vemos al final del día en la cantidad de tickets”, apuntó un histórico supermercadista local.

Esta semana, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que el costo de la Canasta Básica Alimentaria registró en mayo un incremento del 4,8 por ciento, mientras los productos que integran la Canasta Básica Total avanzaron 3,2 por ciento respecto a abril, por lo cual la variación interanual resultó del 24,9 por ciento y 28,4 por ciento respectivamente.

Claudio, un hombre de 43 años, contó que todos los días recorre las dos granjitas y el supermercado que tiene en una cuadra a la redonda de su departamento para ver cuál tiene la mejor oferta de queso cremoso y de otros productos antes de definir su compra. “Hasta el año pasado fui siempre al negocio de toda la vida, pero abrieron otra granja en la cuadra con ofertas, el súper empezó a poner más promociones, y yo empecé a prestarle atención a todos esos cartelitos, porque si no, no llego a fin de mes”, agregó este profesional que trabaja para una pyme industrial.

Las marcas de bajo precio son las únicas que crecieron en volumen de venta en Rosario en la primera parte del año: 3 por ciento sólo en el primer trimestre del año respecto a igual período de 2017, relevó la consultora especializada Kantar Worldpanel.

Los rosarinos están por encima de la media nacional en el consumo de marcas de bajo precio: 29 de cada 100 pesos gastados en Rosario se destinan a este tipo de marcas, por encima de Córdoba ($25) y de Mendoza ($24) y casi un 50 por ciento arriba del promedio país ($20), apunta el relevamiento.

“Las ventas cayeron entre un 15 y 20 por ciento en los dos últimos años”, aseguraron desde el sector mayorista, que en los últimos años fue ganando terreno frente a los supermercados por ofrecer precios más bajos. “Y eso que está todo en oferta”, aseguró otro jugador del sector, que cree que ya no hay nada por inventar para atraer compradores, más que “meterle a pura promoción y descuentos, pero esa política de precios tiene el límite de la inflación y de los costos fijos”.

A diferencia de otras etapas de remarcaciones de precios y bolsillos flacos, los mercados de Productores y Concentración no registran en esta etapa un crecimiento de compradores particulares. “No viene más gente, porque venir hasta Fisherton te cierra si hacés una compra grande, y hoy el rosarino tiene poca plata en el bolsillo como para gastar un monto importante sólo en fruta y verduras”, estimó un histórico puestero.

En los esquemas cooperativos y proveedurías de gremios y organizaciones sociales señalaron que las ventas se sostienen por una mayor afluencia de público, que de algún modo compensa compras cada vez más chicas de los clientes habituales.

Fuente: La Capital