Alquileres en Mendoza: los comerciantes se mudan a locaciones más baratas

Con el consumo retraído los comerciantes buscan bajar costos y empiezan por los alquileres. El Gobierno impulsa un "observatorio inmobiliario".

Con el consumo retraído los comerciantes buscan bajar costos y empiezan por los alquileres. El Gobierno impulsa un “observatorio inmobiliario”.

La caída en el consumo -en enero las ventas minoristas cayeron en Mendoza el doble que en el resto del país (5,53%)- motiva a los comerciantes a reducir sus costos, y algunos optan por mudar sus comercios a locales con alquileres más económicos.

El titular del Colegio de Corredores Públicos e Inmobiliarios, Miguel Astorga, explicó que muchos optan por “relocalizar sus negocios”, pero el movimiento de las calles en las que se cobra menos alquiler “no es el mismo” y la gente que circula por dichas arterias (a pie) maneja otro poder adquisitivo, por lo que el comerciante se arriesga a bajar sus costos pero al mismo tiempo reducir sus ingresos.

Esta situación ha motivado a que se mantengan diferentes reuniones entre Astorga y las autoridades de la Federación Económica de Mendoza, e incluso el Gobierno planea un “observatorio inmobiliario” para establecer precios de referencia para los alquileres.

“Un local de 100 metros en calle Lavalle y San Martín puede salir hasta un 80% más caro que uno de las mismas dimensiones pero ubicado una cuadra más abajo”, señaló el empresario, y agregó que lo mismo sucede si se comparan las locaciones de 9 de Julio o España con las de calles Godoy Cruz, o Barcala y Eusebio Blanco, pero el tránsito de gente es diferente.

“El foco hay que ponerlo en el consumo, no en los alquileres, porque el comerciante va a seguir sin vender y lo que hoy parece bueno mañana se convierte en un ancla”, insistió Astorga.

De acuerdo con el titular del Colegio, por ejemplo, un alquiler en calle San Martín y Buenos Aires puede costar cerca de $100 mil, y otro de las mismas condiciones, ubicado en calle San Juan puede costar $40 mil.

Pero no todos los comercios pueden relocalizarse, porque por ejemplo, aquellos que trabajan con las principales marcas y manejan costos muy altos no encuentran un buen punto en calle General Paz para vender sus productos. “Sí bajarían el costo en el alquiler, pero tendrían que bajar el precio de las prendas a tal punto que los insumos pasarían a ser caros”, aseguró.

Observatorio Inmobiliario 
El ministerio de Economía, a través del Instituto de Desarrollo Comercial trabaja en la creación de un observatorio inmobiliario que le permita a los potenciales inquilinos conocer los precios de los distintos locales y conocer cuáles son las zonas más importantes para instalarse.

El observatorio tendrá “precios de referencia” que el subsecretario de Industria y Comercio, Guillermo Cruz explicó que podrán ser “tomados como referencia o no” tanto por el locador como por el locatario.

La iniciativa fue vista con buenos ojos por las autoridades de la Cámara Inmobliaria de Mendoza, que se reunieron con Cruz y con el gerente del IDC, Daniel Di Martino, pero desde el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios, reclaman que no es la solución hacer foco en el precio de los alquileres, cuando el problema es que no hay consumo.

Actualmente, los dueños de los locales comerciales tienen en cuenta diversos factores a la hora de colocarles un precio para el alquiler, “del histórico 1%, de hace 10 años, hoy se pide entre el 0,3% y el 0,4%”, pero la zona también influye, así como el nivel de circulación de gente que tengan determinadas arterias de la provincia, así como el volumen de venta que tenga el negocio que se instalará en la propiedad.

Fuente: MDZ Online