“Voy por la paz” cerró con una fiesta en el Monumento

El evento reunió a cinco premios nobeles y artistas nacionales para pensar, educar y hacer para la paz.

El evento reunió a cinco premios nobeles y artistas nacionales para pensar, educar y hacer para la paz.

Cinco premios Nobel de la Paz junto a destacados académicos, políticos y científicos analizaron juntos las tendencias mundiales en relación al trabajo, la educación, y cómo impactan en la construcción de paz, al tiempo que reflexionaron sobre la memoria, el perdón, y la situación de la democracia actual. Los paneles de debate se realizaron ante un auditorio lleno, el pasado viernes en la Bolsa de Comercio, en el marco de VoyxlaPaz.

El panel que introdujo Rigoberta Menchú se focalizó en la Educación para la paz; el de Oscar Arias Sánchez abordó la temática de la Transparencia, Democracia y Paz; en el panel de Adolfo Pérez Esquivel se habló sobre Memoria, Paz y Perdón; Shirin Ebadi lideró la temática sobre El rol de la mujer en la construcción de paz; y Lech Walesa se enfocó en su pasión: El Trabajo, Democracia y Paz.

Cada premio nobel compartió su panel con especialistas destacados que contribuyeron a analizar cada tema enriqueciendo el debate con su visión. Así, participaron el Dr. Facundo Manes, Neurólogo y Neurocientífico; Ramsés Vargas Lamadrid, Rector Universidad Autónoma del Caribe; Rafael Pérez Taylor, Director de Investigaciones Antropológicas de la UNAM; Profesor Rubén Chababo, Universidad Nacional de Rosario; Susana Trimarco, Mamá de Marita Verón; Emilio Pérsico, Secretario General Nacional del Movimiento Evita; Marcelo Colombo, Titular de la Protex; Julio Bárbaro, Politólogo; María Fernanda Rodríguez, Subsecretaría de Acceso a la Justicia; Hernán Brienza, periodista, entre otros.

La Premio Nobel Shirin Ebadi expresó que la democracia es una cultura que debe enseñarse y es importante ver de qué manera se da esa enseñanza. Para Ebadi la democracia no sólo implica votar, sino también el respeto por parte de los gobernantes, de los derechos humanos, de todos incluso, de las minorías que no los votaron. La ciudadanía se ejerce exigiendo a los políticos que respondan. “Observen bien y a diario el gobierno que hayan elegido”, recomendó.

Adolfo Pérez Esquivel señaló que hay que construir en la diversidad: “En los monocultivos se destruye la vida, hay monocultivos más peligrosos que el agrícola, el monocultivo de las mentes, sometidas al monocultivo de la globalización, en los que todo es de todos y nada es de nadie”. Una democracia participativa es posible si se repiensa un nuevo contrato social, una nueva forma de hacer política, ese es el desafío.

Por su parte, en este encuentro, los premios nobel encabezados por Adolfo Pérez Esquivel y personalidades presentes, firmaron un acuerdo haciendo un llamado a que se proteja la vida de los líderes sociales defensores de DDHH en todo el mundo. De igual manera solicitan que se garanticen las condiciones para la plena realización del trabajo que llevan adelante los líderes sociales y que se establezcan las responsabilidades pertinentes. Sólo con la plena vigencia de la justicia se alcanza la paz.

Fuente: Sin Mordaza