Nación quiere revisar la cantidad de empleados que tiene la Municipalidad de Rosario

Se lo planteó ayer el ministro del Interior a la intendenta. De esa condición depende la llegada de fondos para obras de infraestructura

Se lo planteó ayer el ministro del Interior a la intendenta. De esa condición depende la llegada de fondos para obras de infraestructura

El gobierno nacional financiará obras clave de infraestructura en Rosario sólo si el municipio le permite revisar sus cuentas y chequear si “hubo exceso de nombramientos de personal” en las distintas áreas públicas. Así se lo comunicó ayer el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, a la intendenta Mónica Fein, a quien le enrostró plantillas de empleados del municipio y le remarcó que en el área de Salud, por ejemplo, trabajan cinco mil personas; que al gobierno macrista le parecen muchos.

La solicitud crispó a la intendenta. “De ninguna manera necesitamos achicar la nómina de empleados, más bien todo lo contrario; nos interesa que el Estado tengo cada día más capacitación y profesionalismo”, disparó.

A renglón seguido, lanzó con un dejo de ironía: “Nos parece que el gobierno nacional, en contrario, debería convocarnos para ver cómo logramos en Rosario tener empleados en blanco, que concursan los ascensos, aplicados y motivados a las tareas que realizan”.

Y por si no quedaba claro su rechazo a este condicionamiento de la Nación, consideró que “está bueno que revisen las cuentas de Rosario, pero que también lo hagan con otras ciudades, especialmente con la Ciudad de Buenos Aires, sino estamos ante un trato injusto”.

Las consideraciones de la intendenta llegaron luego del encuentro que mantuvo con el ministro del Interior en la Casa Rosada, un encuentro que no fue del todo cordial.

Así, del entusiasmo por el “buen clima y trato”, que primó allá por el verano de 2016, cuando Fein hizo su presentación formal ante el nuevo gobierno, se llegó a una reunión difícil como la de ayer. Con las mismas autoridades, 18 meses después, muchas cosas han cambiado.

Durante el encuentro, Fein quiso saber por qué el gobierno nacional habilitó toma de deuda a largo plazo a ciudades como Córdoba o Mendoza, y mandó bloquear la aprobación de un procedimiento similar en el Concejo Municipal de Rosario, a través de los ediles que militan en el partido del gobierno nacional.

Fue allí cuando Frigerio le mostró unas planillas —incompletas— sobre la cantidad de empleados municipales rosarinos y quiso saber “si no hubo exceso de nombramientos”. En tal sentido, le solicitó que abra las cuentas de la ciudad para una “revisión” de la Casa Rosada.

Recién luego de que se compruebe la baja en el presunto déficit y la racionalidad de empleados públicos en la administración municipal, sobrevendría el apoyo económico que Rosario necesita para resolver su retraso en infraestructura en amplias zonas de la ciudad.

Con todo, la semana próxima se pondrán en contacto distintos equipos de trabajo (de Nación y el municipio) para evaluar alternativas. La posible solución sobrevendría a través del aporte de organismos internacionales “que dependen exclusivamente del gobierno nacional”, explicó la intendenta a La Capital.

Cifras

Según contabilizaron ayer fuentes del Ministerio del Interior a este diario, la Nación estaría ejecutando unos 1.500 millones de pesos en Rosario. Sin embargo, Fein explicó “que esa cifra se alcanza incluyendo la obra de la Circunvalación. Lo que se está desarrollando es la refacción del Monumento a la Bandera, una intervención en dos barrios (120 millones), obras de cloacas en un barrio (400 millones) y unas 400 viviendas. Otros trabajos (como las remodelaciones de las avenidas San Martín, Rivarola y Francia, entre otras) las está financiando la provincia”, destacó Fein.

La intendenta fue más allá y destacó que la ciudad de Rosario no recibe fondos de créditos internacionales desde 1999, “mientras que la ciudad más rica de la Argentina (la Ciudad Autónoma de Buenos Aires)recibió aportes del BID y de la CAF (Banco de Desarrollo de América latina), entre otros”.

El principal interés del municipio es poner en marcha un proyecto en la zona sur de la ciudad, y que tiene que ver con la recuperación de los Bajos del Saladillo, cortada Mangrullo y saneamiento ambiental del Brazo Seco.

Fein recordó que la provincia de Santa Fe reclama ante el gobierno nacional los recursos que corresponden por el fallo de la Corte Suprema de noviembre de 2015, y que no han sido pagados. Por ese motivo, rechazó las versiones que hizo correr Frigerio (y que este diario constató): “Lifschitz nos pega porque necesita mejorar su posición electoral en la provincia, no viene bien”, deslizaron ayer en una oficina de la planta baja de la Casa Rosada.

Por lo pronto, del tenso encuentro de ayer algo quedó más que claro: el romance que se inició en el verano de 2016 entre la Nación, la provincia de Santa Fe y Rosario, ya no es lo que fue, perdió el encanto.

Fein: “Vine por respeto a Frigerio”

La intendenta Mónica Fein llegó ayer a la Casa Rosada por una solicitud de reunión que había cursado, pero no con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, sino con el presidente Mauricio Macri. “Atiende a tantas personas (en referencia a los cronistas de programas televisivos de chimentos, que insólitamente fueron recibidos por el presidente), suponemos que tendrá tiempo para atender a la intendenta de Rosario”, había chicaneado ayer la jefa comunal, quien sin medias tintas indicó: “Hoy vine por respeto a Frigerio, pero nuestro pedido de reunión era con Macri”.

Frigerio, en tanto, comentó que el presidente posiblemente recibirá a la intendenta en los próximos días.

Fuente: La Capital Rosario