Lifschitz se quejó porque la Nación no prevé pagarle la deuda a Santa Fe

El gobernador dijo que "es muy grave" que no haya previsiones para saldar las acreencias y tampoco para obras en territorio santafesino

El gobernador dijo que “es muy grave” que no haya previsiones para saldar las acreencias y tampoco para obras en territorio santafesino

El gobernador Miguel Lifschitz, cuestionó ayer al gobierno nacional debido a que en el proyecto del presupuesto 2018 _presentado el último viernes_ “no está contemplado el pago de la deuda por coparticipación” a la provincia, estimada en 50.000 millones de pesos y que ya fue avalada por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 2015.

“Es grave. Todos teníamos la expectativa de que estuviesen los recursos y nos hemos sorprendido. Nos dejan solamente el camino de volver a la Justicia para reclamar lo que ya la Corte ordenó con claridad”, dijo el mandatario por la mañana a Radio Dos, confirmando así que lejos quedaron las expectativas que desde el gobierno santafesino tenían de llegar a un “acuerdo a través del diálogo político” por este tema, tal como indicó a La Capital el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, dos semanas atrás.

“Sacamos una conclusión después de leer el proyecto de presupuesto que envió el gobierno nacional al Congreso, donde no está contemplado el pago de la deuda a los santafesinos”, se quejó el gobernador en referencia a la deuda acumulada entre el 2006 y 2015 por la Nación, lapso en el cual operó una deducción del 15 por ciento de la masa de impuestos coparticipables que realizaba el Estado nacional sin el acuerdo de las provincias para financiar a la Ansés, así como fondos retraídos para el sostenimiento de la Afip.

Intencionalidad

Para Lifschitz, “hay una evidente intencionalidad, más allá de las palabras, más allá de las promesas, más allá del reconocimiento de la deuda por parte de los ministros de (Mauricio) Macri; no hay ninguna intención de afrontar los compromisos”.

Por eso, el mandatario calificó de “grave” la situación y dijo “estar sorprendido porque todos estábamos con la expectativa de que una parte de esa deuda (unos $50.000 millones en total) iba a estar comprendida en el presupuesto para empezar a saldarla”.

“También advertimos con sorpresa que en ese presupuesto tampoco hay grandes obras para Santa Fe y si aparecen con cifras insignificantes que no garantizan su ejecución”.

Así, el gobernador lanzó una advertencia: “Esta situación nos deja el camino para volver a la Justicia para reclamar lo que la Corte Suprema ya se ha expedido con claridad”.

Saglione confió ayer que “no cayó bien” la no inclusión no sólo de las partidas, sino tampoco de “ninguna referencia en el articulado del presupuesto respecto de transmitir la voluntad política de que esto se concrete”, dijo.

“Con lo cual, evaluaremos los pasos a seguir, pero no podríamos descartar nada”, aseveró el titular de la cartera económica santafesina. “Es una señal negativa de cara a las expectativas que teníamos en cuanto a la posibilidad de que se cancelara esa deuda”, agregó Saglione en referencia a la confianza que había depositado el gobierno de Lifschitz en llegar a un acuerdo que evite el paso por la Justicia.

De hecho, el gobierno provincial esperaba contar con los números del proyecto de presupuesto nacional 2018 para poder elaborar su propia estimación de gastos y recursos y confiaba en que allí estarían contenidos los recursos provenientes del pago de esa deuda. Saglione recordó que Santa Fe hizo una propuesta de pago que era imposible de rechazar por lo conveniente para la Nación.

En ese momento Saglione indicó que si no estaban los fondos previstos “hablaremos con los legisladores nacionales de Santa Fe y les preguntaremos si van a votar un presupuesto que no incorpore las partidas para Santa Fe”.

Fuente: La Capital Rosario