Trump impone nuevas restricciones a los viajes y negocios con Cuba

Los estadounidenses que visiten la isla no podrán hacer negocios con empresas ligadas a las fuerzas armadas. Los cambios rigen desde hoy

Los estadounidenses que visiten la isla no podrán hacer negocios con empresas ligadas a las fuerzas armadas. Los cambios rigen desde hoy

El gobierno de Donald Trump anunció ayer regulaciones que harán más difícil para los estadounidenses visitar Cuba y que establecen nuevos límites a las transacciones comerciales con la isla, en un retroceso de la política de acercamiento que había iniciado Barack Obama. La decisión se produce tras un anuncio en junio de Trump de que se echaría atrás con la flexibilización de algunas políticas hacia Cuba instaurada por su predecesor, poniendo limitaciones a viajes de individuos y estableciendo regulaciones para prohibir pagos directos a las fuerzas militares y servicios de inteligencia de Cuba.

El Departamento de Estado anunció que 180 entidades, incluyendo 83 hoteles, serán incluidas en su lista de restricciones para Cuba, por lo que los estadounidenses tendrán prohibido negociar con ellas. Se trata de ministerios, holdings, hoteles, agencias de turismo, marinas y tiendas, entre otros, a los que Estados Unidos atribuye estar bajo control de o actuar para o de parte de las fuerzas armadas, servicios de seguridad e inteligencia cubanos.

Funcionarios estadounidenses también dijeron que pondrán en vigor una prohibición existente al turismo eliminando intercambios persona a persona que habían estado permitidos bajo Obama y que abrieron una puerta trasera al turismo. En lugar de ello, las regulaciones volverán a basarse en reglas anteriores que requieren que los visitantes participen en programas específicos con operadores turísticos con licencia, o que participen de otros tipos de viaje aprobados, como los de ayuda al pueblo cubano o visitas a familiares cubanos.

Las regulaciones entran en vigor hoy y no se aplican a individuos que ya reservaron sus viajes. Washington también está haciendo cambios a su programa de licencias de exportación, que permite a empresas estadounidenses comerciar con Cuba, para reflejar las entidades incluidas en la lista restringida.

Fuentes de Washington señalaron que las medidas tienen como fin suspender la actividad económica con el gobierno cubano y redirigirla al sector privado. De acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca, esta política tiene como fin responsabilizar al gobierno cubano por la opresión y los abusos de derechos humanos, se basa en intereses de seguridad y política exterior de Estados Unidos y tiene como fin “colocar la base para empoderar al pueblo cubano para desarrollar mayores libertades económicas y políticas”. “Nuestras acciones de hoy demuestran que estamos con el pueblo de Cuba”, dijo el funcionario al presentar las políticas a periodistas, y apuntó que las mejoras en las relaciones Estados Unidos-Cuba dependen de la voluntad de La Habana de implementar reformas.

Apuntar a los pagos a las fuerzas armadas cubanas tendrá un impacto en la industria turística debido a la gran participación de los militares en la economía cubana. La lista restringida incluye los Ministerios de Interior y Defensa y holdings controlados por los militares como GAESA —Grupo de Administración Empresarial S.A—, con intereses comerciales en toda la economía cubana, y dueño de la mayor empresa del país, la Corporación Cimex de exportación e importación y de la cadena hotelera Gaviota, entre otras empresas. La lista menciona una serie de hoteles controlados por Gaviota y otro grupo empresarial estatal como Habaguanex S.A que controla los negocios en la patrimonial Habana Vieja.

El objetivo no es dañar empresas estadounidenses que ya han comenzado a hacer negocios con Cuba bajo la política de acercamiento de Obama y habrá excepciones en las regulaciones para las aerolíneas, los cruceros y otros negocios.

Fuente: La Capital Rosario