Adrián Fabián, artesano de la plaza de Tartagal

Se dedica a dar formas artísticas a las plantas ornamentales del principal paseo público de la ciudad norteña. Es profesor de dibujo y aprendió de sus mayores el amor por la naturaleza.

Se dedica a dar formas artísticas a las plantas ornamentales del principal paseo público de la ciudad norteña. Es profesor de dibujo y aprendió de sus mayores el amor por la naturaleza.

Si algo enorgullece a los tartagalenses es la plaza San Martín, el principal paseo público de la ciudad, donde cada fin de semana se desarrollan diversas actividades artísticas y culturales, ferias de artesanos y de emprendedores locales que pueden mostrar todo su potencial creativo.

Reinaugurada en marzo de 2010, fue construida con un concepto totalmente moderno, al punto que los sistemas eléctricos y de agua son subterráneos. Pero en lo que hace a plantas ornamentales, que siempre presentan alguna novedad, el creativo es un trabajador municipal que hace 6 años decidió darle al principal paseo público de la ciudad un nuevo atractivo y lo hace mediante una técnica paisajística conocida como arte topiario.

Adrián Fabián (34) es un muchacho sencillo y humilde que con su trabajo demuestra que cuando se quiere, con pasión y dedicación, se pueden alcanzar muchos objetivos.

“Yo estoy hace 6 años trabajando en la plaza y lo que hago con las plantas es lo que se llama arte topiario, es la aplicación de un diseño sobre una planta que es a elección, mía en este caso, pero dándole una lógica y un sentido. Depende del lugar donde la planta esté ubicada yo trabajo sobre su diseño”, explica este muchacho tartagalense, que ingresó al municipio hace 13 años como planillero a pesar de ser profesor de dibujo. Comenzó trabajando como barrendero, siguió como recolector de residuos a bordo de los camiones hasta llegar a su trabajo en la plaza como su principal artista topiario.

“Desde chiquito, y por mi abuela, le tomé amor a las plantas; yo tenía una base de dibujo porque eso fue lo que estudié y puedo decir que fusioné mi conocimiento con este arte; al topiario lo investigué por internet, hice algunos cursos en el INTA y de ahí sale esto que con mi técnica yo le ofrezco a quienes visitan la plaza San Martín, que de por si es hermosa, pero yo trato de hacer mi aporte para hacerla más atractiva”.

Las especies elegidas

Duranta y lantana son las especies que Adrián utiliza para volcar su arte aunque a su cuidado están los rosales en sus diferentes variedades, las plantas aromáticas y la gran cantidad de especies de la plaza San Martín. Mientras muestra orgullozo un tirabuzón con la terminación de un pajarito en la parte más alta de la planta, que le llevó un trabajo de unos 10 días explica que “me gusta hacer diferentes estilos de tirabuzones pero todo depende del cantero y dónde se encuentre la planta. Allí, donde están los juegos infantiles de la plaza hice otros diseños”.

En otro cantero que cuenta con una sombra importante, que los adultos buscan para sentarse a tomar mate en la plaza, la figura es mucho más grande. “Depende desde donde se mire la plaza voy haciendo los diferentes diseños”, explica el joven artesano de las plantas. Adrián precisa que “el cuidado de las plantas es de todo el año. Pero desde enero hasta mayo, con la lluvia y el sol tiran mucho follaje así que se puede podarlas perfectamente, mientras guío los brotes. La idea es orientarla bien a la planta para que el 13 de junio en la fiesta de Tartagal puedan lucir todo su esplendor”.

Fuente: El tribuno