Casi 15 mil familias mendocinas desesperadas por el alza de los créditos UVA

Lo que empezó como un sueño poco a poco se transformó en una pesadilla para quienes anhelaban tener su casa propia

Lo que empezó como un sueño poco a poco se transformó en una pesadilla para quienes anhelaban tener su casa propia. Unas 15 mil familias mendocinas que tomaron un crédito UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) piden ayuda al Estado para poder afrontar los aumentos siderales que tuvieron en las cuotas mensuales que deben pagar. Algunos de los afectados aseguran que el incremento es de entre $1.000 y $1.500 mensuales.

La situación es desesperante para miles de familias que tomaron créditos UVA y hoy temen no poder seguir pagando las cuotas, lo que puede llevarlos a perder sus viviendas a partir de ejecuciones hipotecarias.

A partir de un informe presentado en Radio Nihuil se conoció que hay alrededor de 200 mil familias afectadas a lo largo y ancho del país, de las cuales unas 15 mil son mendocinas, la gran mayoría de ellas de clase media pero que ya no encuentran la manera de acomodar las finanzas para hacerle frente a las cuotas.

Por ese motivo, se realizará en Buenos Aires una reunión entre familias de todo el país, a la que se sumaron diputados nacionales de todo el arco opositor y el Secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr. El objetivo de la reunión es buscar una alternativa que les permita a los deudores poder continuar con el crédito.

Una de las propuestas que se iban a plantear tenía que ver con una ley de emergencia que evite los remates, y que cambien las condiciones para que las UVAs tomen otros parámetros que tengan más relación con los ingresos de las familias y menos con la situación económico financiera del país.

“No queremos que nos regalen nada, queremos que escuchen nuestro problema. Queremos pagar nuestras casas, pero hay muchas familias que están recibiendo notificaciones para ejecutar la hipoteca”, expresó una de las representantes del movimiento autoconvocados hipotecados UVA Mendoza.

¿Cómo funcionan los créditos UVA?
El crédito UVA es una forma de calcular y devolver el dinero de una manera en la que no se pierda el capital. El problema es que cuando se creó se tenía una expectativa por demás positiva respecto de la economía del país, y se planteó como parámetro para el cálculo de las cuotas al índice inflacionario y al de la construcción.

El inconveniente principal es que a partir de la crisis de 2018 se dispararon los indicadores del cálculo de la UVA y los sueldos de las familias quedaron retrasados, por lo que los montos a devolver se fueron desfasando.

Para graficar, es como si la casa se distribuyera en ladrillos y a cada unidad le pusieran un precio. Una UVA en abril de 2016 estaba en $14,06, pero con el avance inflacionario y del índice de la construcción, fue creciendo el valor de ese ladrillo.

En dos años, es decir para abril de 2018, creció cerca de un 30%, y de 2018 a 2019 creció un 50%, pasando de los $14,06 iniciales a $34. Además, los montos adeudados se multiplicaron arriba del 125% pero los sueldos no crecieron en esa proporción.

Una persona que tenía que justificar un sueldo de $26 mil en 2017 y pagaba $7.000 de cuota, hoy necesita más de $100 mil para el mismo tipo de vivienda y una cuota de $30 mil.

“Lo que queremos es lograr una ley de emergencia que tenga en cuenta que hoy se toman los coeficientes de inflación y queremos que se ate a los coeficientes salariales reales”, agregó la damnificada.

Mariela, otra de las representantes que viajó a Buenos Aires, agregó: “Necesitamos que el índice UVA tenga un tope acorde a la realidad de las familias, porque no te da la posibilidad de organizar el gasto familiar, ya que siempre se le da prioridad a pagar la cuota de la casa, pero aumenta entre $1.000 o $1.500 de mes a mes”.

La postura de los políticos mendocinos
José Luis Ramón, Diputado Nacional por el Partido Intransigente, presentó un proyecto de ley de Emergencia que consiste en que por un plazo de tres años los bancos no puedan ejecutar las hipotecas de las viviendas.

“Son personas que al tener ingresos medios dejaban de tener algunos gastos para pagar la el crédito porque se trata ni más ni menos que de su vivienda, pero el problema es que ya a algunos les llegó intimación por falta de pago”, aseguró Ramón.

Por su parte Julio Cobos, Senador Nacional de la UCR plantea como posible solución la disminución de los intereses (empezaron entre el 4% y el 8% pero están entre 10% y 20%), y que se amplíe el monto a desgravar del impuesto a las ganancias para aquellos que están devolviendo un préstamo.

“Al romperse el equilibrio porque el salario queda atrás y el capital que se actualiza es muy grande, surgen mecanismos compensatorios. Hay bancos que cobraron demasiado interés, y lo que se puede deducir por ganancias está congelado y era hasta $20 mil. En el proyecto lo que proponemos es actualizar el valor a $400 mil”, cerró Cobos.

Fuente: Uno