Chivilcoy: fábrica de calzados amenaza con cerrar y dejar en la calle a 650 trabajadores

La empresa Paquetá realiza calzados para Adidas. Es la segunda fuente laboral más importante de la ciudad, luego del municipio.

La empresa Paquetá realiza calzados para Adidas. Es la segunda fuente laboral más importante de la ciudad, luego del municipio. Los trabajadores denuncian que sólo tienen trabajos pendientes hasta mitad de diciembre y que no hay respuesta oficial del gobierno frente a la posibilidad de cierre.

En Chivilcoy, a 160 km de la Ciudad de Buenos Aires, toda la población está en estado de alerta por la posibilidad de cierre de la fábrica ensambladora de calzados de capitales brasileros, Paquetá.

Las políticas económicas del gobierno, con la apertura indiscriminada de las importaciones, los tarifazos, la recesión y consecuente caída del consumo; vienen golpeando fuertemente al sector industrial.

Tras la apertura, las importaciones de calzado aumentaron un 53,19 por ciento con respecto a 2015. Según el INDEC, sólo en 2017 fueron importados 34.603.032 pares de calzados terminados, un 25,93% más en relación al año 2016.

Paquetá es proveedora de la multinacional Adidas, su principal cliente. En Agosto, otra empresa que producía para Adidas cerró en Esteban Echeverría dejando a más de 500 trabajadores en la calle. En Lanús, Coronel Suarez y Las Flores, donde se encuentran otras empresas de calzado los despidos golpearon fuertemente.

En Paquetá, la situación de crisis viene profundizándose desde hace meses. Primero fueron los retiros voluntarios que hubo en agosto, hoy la totalidad de los trabajadores ven peligrar su fuente de trabajo ante la posibilidad de cierre. Desde el 2015 se perdieron 300 empleos en la empresa.

En la semana se realizaron reuniones entre representantes de Adidas, Paquetá, el Ministerio de Producción nacional y el Ministerio de Trabajo de la provincia pero, lejos de una solución, la propuesta que surgió por parte de la empresa es el ofrecimiento de 200 retiros voluntarios. Esto a pesar de las ganancias que sostiene desde que se radicó en Chivilcoy, hace 12 años.

El intendente del municipio, Guillermo Britos, se acercó hasta la fábrica y les manifestó a los trabajadores que el municipio “había hecho un gran aporte para que la empresa se instale, a través de la construcción de la nave, que sigue siendo propiedad del municipio. Si la empresa decide cerrar (…) el municipio va a garantizar que las fuentes laborales continúen. Pero no depende del municipio, ustedes no son empleados municipales. Vamos a gestionar lo posible para que no se pierda la fuente laboral, pero no somos la empresa y no somos Adidas y no depende de nosotros que siga todo como está.”

Consultados por este diario, los trabajadores recuerdan que hace pocos meses el intendente decidió no promulgar una ordenanza de Emergencia Laboral sancionada por el Concejo Deliberante local en mayo.

El Estado viene otorgándole a la empresa distintos beneficios económicos. A principios de 2018 contó con un subsidio (REPRO) del Ministerio de Trabajo, que cubría un porcentaje del salario de los trabajadores y la empresa lo rechazó. Además, tuvo la exención del impuesto sobre los Ingresos Brutos en la provincia de Buenos Aires. Y