Derecha o alianza liberales-izquierda, presidencial incierta en Paraguay

Mario Abdo Benítez, del partido Colorado oficialista y cuyo padre fue estrecho colaborador del dictador Alfredo Stroessner (1954-89), y Efraín Alegre, del partido Liberal opositor, pugnan por la Presidencia de Paraguay a menos de un mes de un voto sin claro favorito.

Mario Abdo Benítez, del partido Colorado oficialista y cuyo padre fue estrecho colaborador del dictador Alfredo Stroessner (1954-89), y Efraín Alegre, del partido Liberal opositor, pugnan por la Presidencia de Paraguay a menos de un mes de un voto sin claro favorito.

El ganador de los comicios generales del 22 de abril, en los que se elegirá además 17 gobernadores, 45 senadores y 80 diputados por un período de cinco años, asumirá el 15 de agosto en sustitución del empresario tabacalero Horacio Cartes, del partido Colorado (derecha).

Cartes había derrotado hace cinco años a Alegre, quien se postula de nuevo, esta vez al frente la Alianza “Ganar” en coalición con el izquierdista Frente Guasú (Frente Amplio) que lidera el ex obispo católico y ex presidente Fernando Lugo (2008-2012).

El ex prelado gobernó Paraguay en alianza con los liberales.

Actual presidente del Senado, Lugo acordó de nuevo una alianza en la que está representado por el periodista y locutor Leonardo Rubín como candidato a vicepresidente.

– Polarización –

“Hay un empate técnico. Existe una polarización muy fuerte y un crecimiento importante de la Alianza Ganar”, dijo a la AFP la encuestadora Ati Snead.

En su última medición, del 5 al 12 de marzo entre 1.300 posibles electores de todo el país, Efraín Alegre obtuvo 44,2% de las intenciones de voto contra 42,2% de Mario Abdo Benítez y 13,5% de indecisos.

En cambio, el otro conocido encuestador, Francisco Capli, vaticina una amplia victoria de Benítez por 60% de los votos, contra 24% y 16% de indecisos a Alegre.

“Marito (como le llaman a Mario Abdo Benítez) tiene un posicionamiento sólido a pesar de su alianza con Cartes que padece de serios problemas de imagen”, señaló Capli a la AFP.

Agregó que el opositor Alegre, un abogado de extracción conservadora, no consigue atraer los votos de la izquierda salvo el apoyo de Lugo y que tampoco la derecha lo digiere por su coalición con los izquierdistas.

Para la analista Snead, el oficialista Benítez se sostiene sobre un voto duro que representa 20% del electorado y que no podría cosechar más que eso.

“Benítez tiene techo. En todo caso podría ganar si no vota más del 60% de los electores”, aseguró.

– Raíces en la dictadura –

Mario Abdo Benítez, de 46 años, es hijo de Mario Abdo Benítez, quien fue estrecho secretario privado de Stroessner.

“Estamos enfrentando al hijo de la dictadura”, dijo Ricardo Canese, portavoz del Frente Guasu (amplio en el idioma guarani) que lidera Lugo.

“Mario Abdo Benítez padre no fue cualquier stronista. Fue, probablemente, uno de los más influyentes del exclusivo anillo del dictador y, como tal, responsable de la desaparición de más de 400 activistas políticos, de la prisión y tortura de miles de ciudadanos y del exilio de cientos de miles”, comentó.

¿Cómo prendió la candidatura de un hijo de la dictadura? Para Capli, la dictadura es un asunto superado para la mayoría de los paraguayos. “Para los menores de 40 años, es un tiempo lejano. Su asociación con Mario Abdo es distante. La dictadura se fue hace 29 años. Se borró de la memoria política”, explicó.

Para Ati Snead, “los jóvenes no tienen conciencia de lo que fue la dictadura. Ni se enseña en las escuelas. No hubo castigo ni necesidad de una ley de punto final”. Benítez, en declaraciones a la AFP, dijo haber construído una identidad propia “a pesar de mi origen”.

“La crítica de mi liderazgo pegado al stronismo lo vengo asimilando desde que me introduje a la política. Yo lamento la parte negra de nuestra historia, pero como muchos paraguayos pienso que no debe ser una excusa para la división entre compatriotas”, observó.

Y remarcó: “yo tenía 16 años cuando cayó Stroessner” en 1989.

Fuente: Tucumán Hoy