El intendente de Comodoro Rivadavia firmó con los dos gremios municipales un acuerdo salarial del 37%

Linares encabezó la firma del acta acuerdo con los gremios SOEM y APJ. Ese acuerdo establece un incremento que alcanza el 37 por ciento hasta agosto e incluye el pase a las plantas transitoria y permanente de 400 trabajadores.

Linares encabezó la firma del acta acuerdo con los gremios SOEM y APJ. Ese acuerdo establece un incremento que alcanza el 37 por ciento hasta agosto e incluye el pase a las plantas transitoria y permanente de 400 trabajadores. También se acordó un bono de fin de año con una base de 10.000 pesos. “Trabajamos los 365 días del año para que los empleados municipales no pierdan su estabilidad económica, en este contexto de crisis”, subrayó el jefe comunal.

El intendente de Comodoro Rivadavia Carlos Linares firmó ayer el acuerdo paritario con los dos gremios de la comuna, la Asociación de Personal Jerárquico (APJ) y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM). El acuerdo establece un incremento, hasta agosto de un 37 por ciento.

Con este cierre de paritarias, se establece un aumento salarial que alcanza un incremento del 37 por ciento, en tres tramos. El primero de un 15 por ciento retroactivo al mes de febrero; un 9 por ciento más en junio; y otro 9 por ciento en agosto; con el compromiso de reapertura de la mesa salarial el 12 de agosto de este año.

Asimismo, se fija para el mes de julio la regulación de situaciones de contrato a Planta Transitoria y una segunda etapa en octubre, que incluirá a contratos correspondientes a 2016 y 2017. De igual manera, en julio (1ª etapa) y en octubre (2ª etapa) se efectivizarán pases de Transitoria a Permanente.

Además, se comprometió un Bono Extraordinario de fin de año de 10.000 pesos; y por otra parte, se reafirmó el diálogo responsable y sostenido con la realización de reuniones semanales entre el Poder Ejecutivo y las entidades gremiales.

DESDE EL PRIMER AÑO DE GESTION

Al referirse al tema, Linares aseguró: “este acuerdo sigue la línea de trabajo que llevamos adelante desde el primer año de nuestra gestión, marcado por el diálogo abierto y permanente, siempre pensando en mejorar la situación del empleado municipal”.

“En 2011, cuando me desempeñaba como viceintendente, se inició una etapa de reconocimiento al trabajador municipal que se extendió hasta estos días, no sólo en materia de pauta salarial, sino en establecer el diálogo permanente como herramienta para el consenso y se priorizó la regularización de la situación laboral. En este sentido, de ese año a la fecha, 3000 personas ingresaron a la Planta Municipal”, detalló.

Continuando en esa línea, recordó: “previo a este reordenamiento, nuestros empleados permanecían hasta 10 años en situación de contrato o de Planta Transitoria. Hoy, celebramos el compromiso de pase de 400 trabajadores que en 2016 y 2017 tuvieron su última readecuación laboral”, precisó.

Asimismo, Linares destacó las tareas de reacondicionamiento que se llevan a cabo en los espacios físicos de trabajo y cómo impactan en el desempeño diario del empleado municipal; fundamentando que “el municipio le pertenece a los gremios y sus trabajadores, mientras que nosotros, las figuras políticas, estamos de paso. Por ello, la necesidad e importancia de fijar acuerdos que traspasen las gestiones”.

EN UN CONTEXTO NACIONAL ADVERSO

En tanto, sobre los alcances del acta paritaria, el intendente señaló: “cualquier reclamo de pauta salarial es justo, y más aún en estos momentos de incertidumbre e inflación; porque, sin lugar a dudas, entendemos que las políticas económicas nacionales y provinciales ponen a todos los trabajadores comodorenses en situación de vulnerabilidad económica”.

En ese contexto, Linares afirmó: “los beneficios acordados consolidan al empleado municipal de Comodoro, en comparación con los compañeros municipales de otras localidades de la provincia. Hoy nuestros trabajadores tienen un ‘paragua’ para paliar este difícil momento”, recalcó el intendente.

No obstante, brindó tranquilidad a los trabajadores, al garantizar la posibilidad de pago en los próximos meses, en función de la positiva administración financiera que se maneja desde el Ejecutivo.

“Los trabajadores municipales saben que lo que se firma, se cumple y se paga; por eso el tratamiento sostenido del tema, con una mesa de diálogo durante los 365 días del año, que nos permite llegar a estos acuerdos”, concluyó.

La firma se produjo en el despacho del intendente, donde se dieron cita el secretario de Economía, Finanzas y Control de Gestión del Municipio, Germán Issa Pfister, otros miembros del gabinete; concejales; y los referentes gremiales Roberto Astete, de la Asociación del Personal Jerárquico (APJ), y David González, del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SOEM).

Fuente: El Patagónico