El municipio de Allen reparte leña para asistir a los vecinos

Cada familia anotada en el plan social de Allen recibe dos bolsas de leña de 30 kilos cada 15 ó 20 días.

Cada familia anotada en el plan social de Allen recibe dos bolsas de leña de 30 kilos cada 15 ó 20 días.

Entregará 120 toneladas para familias que no tienen gas natural.

El municipio de Allen entregó hasta el momento unas 120 toneladas de leña para ayudar a calefaccionar los hogares que no tienen red de gas. En barrios y tomas los vecinos aseguran que la leña no alcanza y que en el marcado local el precio sube cada vez más.

El operativo de entrega de leña comenzó durante el mes de abril y asistió a familias de diferentes sectores de la ciudad. Según explicó el secretario de Desarrollo Social, Guillermo Ouviña, hasta el momento se distribuyeron 120 toneladas de leña de frutal.

La leña es provista por Jorge Pérez, un proveedor “multi rubro” del municipio que ganó una licitación pública para tal fin y que además de ejecutar obras públicas le vende a la comuna materiales de construcción.

En febrero de este la empresa de Pérez se vio envuelta en una polémica cuando este medio publicó que le vendió cemento, ladrillos y hierro al municipio, a valores bastante superiores de los que en ese momento podían conseguirse en los mostradores de los corralones de la ciudad.

En este caso la firma mencionada se encarga de fraccionar la leña, embolsarla y repartirla en bolsas de 30 kilos cada una. Ouvina indicó que desde la secretaria que dirige se pesan las bolsas al azar como una forma de controlar la leña y se realiza en seguimiento de la entrega.

“Todo es poco”

“Estamos asistiendo con leña pero todo es poco. Mirando registro de la secretaría observe que hace algunos años se repartían 30 toneladas por año y hoy ya llevamos 120 toneladas. Indudablemente hemos tenido un notable crecimiento y los fríos aumentaron. Tenemos temperaturas anunciadas de -7º pero lamentablemente no vamos a alcanzar a cubrir todo”, señaló Ouviña al explicar que a cada familia se le dejan dos bolsas de leña cada 15 ó 20 días, a modo de “acompañamiento porque sabemos que no es la solución”.

En los barrios y tomas los vecinos aseguran que la leña que entrega el municipio sólo les dura cuatro o cinco días. El precio de la leña de frutal comenzó a incrementarse desde hace algunos años atrás cuando, en esta época del año, los horneros de la ciudad empezaron comprar leña para acopiar y tener reservas para la temporada ladrillera. Una camionada de leña de frutal puede costar de 3.000 a 4.000 pesos.

Fuente: Río Negro