El trabajo más precario del país está en Salta y alrededores

El aglomerado Salta tiene la mayor tasa de empleo en negro, según informó el Indec. También es uno de los distritos con más cantidad de inconformes con sus ocupaciones.

El aglomerado Salta tiene la mayor tasa de empleo en negro, según informó el Indec. También es uno de los distritos con más cantidad de inconformes con sus ocupaciones.

La informalidad y el trabajo de mala calidad son los lastres que arrastra la economía salteña en un año que termina con la provincia ubicada entre los distritos con peores indicadores laborales del país. Ese sombrío panorama no es exclusivo de este período. Las comparaciones interanuales muestran un empeoramiento gradual de las condiciones locales de empleo.

El último informe sobre el mercado de trabajo del Indec da cuenta que la ciudad de Salta y los municipios colindantes tienen la tasa de empleo informal o en negro más alta de la Argentina. Según el organismo de estadísticas y censo, en el tercer trimestre de 2018 un 46% de las personas que trabaja en este aglomerado no recibe ningún aporte jubilatorio y ni hablar de cobertura médica, además de padecer sueldos paupérrimos.

Pocas veces en los últimos años la provincia cedió ese triste primer puesto, aunque nunca perdió el podio, lo que describe una situación crónica que tiene al menos dos razones.

La principal es que la matriz productiva local cuenta con pocas empresas de envergadura que, sobre todo por el control que realiza la AFIP sobre ellas, están obligadas a tener sus empleados en regla. El mayor empleador en Salta es el comercio, en el que hay un alto nivel de informalidad. En el rubro de la construcción y el agro, otras de las fuentes más potentes de trabajo, el empleo en negro también es históricamente elevado.

Otro punto a tener en cuenta es la alta presión tributaria que recae sobre los empleadores, no solo para tomar trabajadores sino en otras cargas impositivas, que los lleva a no aumentar su planta. Desde el Gobierno provincial hicieron poco para aliviar esa situación. Más bien se hizo lo contrario. Este año la Provincia incrementó los gravámenes a las actividades económicas. En el caso del comercio, por ejemplo, el impuesto por ingreso bruto pasó de 3,6% a 5% de las ganancias de las pymes.

En el tiempo

Comparado con el tercer trimestre de 2017, el trabajo informal local pasó de 45,7% al 46% de la última medición.

En el cuarto trimestre del año pasado la situación mejoró levemente y llegó al 42,7% de los asalariados sin aportes patronales. Entre enero y marzo, la informalidad fue del 43,4% y el mismo porcentaje se mantuvo en el segundo trimestre (de abril a junio) de ese año.

Si bien el Indec mide solo los índices laborales del área metropolitana salteña, es sabido que en el norte y este de la provincia la precarización del trabajo es mucho peor.

Trabajo malo

Entre los resultados que obtuvo el Indec en el tercer trimestre llama la atención los altos niveles de inconformidad de los salteños con los trabajos que desempeñan. Esa situación se advierte en la encuesta sobre la tasa de “ocupados demandantes de empleo”. Bajo ese ámbito, en el aglomerado Salta, el 23,4% de quienes están ocupados quieren cambiar de trabajo o bien sumar uno al que ya tienen. Son 69 mil personas con la misma preocupación en el área relevada.

Comparado con otros distritos, solo la localidad pampeana de Santa Rosa (23,5%) y Mar del Plata (25,3%) superan la cantidad de trabajadores locales que buscan otro empleo. La media nacional del inconformismo laboral fue del 16,7%. Las ansías de conseguir un nuevo trabajo también se refleja en la cantidad de personas que lograron ese objetivo. En Salta, la cantidad de empleados que tienen sobrecarga horaria es del 29%, lo que también la ubica en el lote con peores indicadores del país.

Desocupados, en aumento
De acuerdo al relevamiento del Indec durante el tercer trimestre de este año, en la capital salteña y municipios colindantes había 27 mil personas desocupadas, que representa el 9,1% de la población activa del conglomerado estudiado. Es el distrito con mayor desempleo entre las otras provincias del noroeste del país. En el mismo período del año pasado, la desocupación de Salta llegó al 8,6%.
Si la relación es con el segundo trimestre de 2018, la cantidad de desempleados cayó un punto, mientras que al comparar con los primeros tres mes del año la tasa subió 0,8 puntos.

Fuente: El Tribuno