En Acebal, los despedidos de la industria del calzado piden auxilio a la Comuna

Lo señaló el presidente comunal de la localidad en donde hay más de 30 fábricas de zapatos

Lo señaló el presidente comunal de la localidad en donde hay más de 30 fábricas de zapatos

A mediados del año pasado, en la plaza central de Acebal, dueños de fábricas, empleados y el pueblo en general realizaron una ruidosa protesta para visibilizar la crisis de la industria nacional del calzado y en particular lo que estaba sucediendo en un pueblo de 6.000 habitantes en donde la mitad trabaja en el rubro o en actividades relacionadas. En ese momento, denunciaban el cierre de dos empresas y cerca de 300 despidos entre ceses de contrato y personas con años de trabajo y experiencia que quedaron en la calle.

Un año y medio después, la situación no mejoró. Más allá de los anuncios de ese momento, de las promesas y de las ayudas que no sirvieron más que para ganar tiempo, la realidad marca que las empresas de esa localidad siguen en problemas y la demanda interna y el consumo, lejos de recuperarse, continúa en caída.

En diálogo con UNO en la Radio (lunes a viernes de 16 a 18 por FM Sol, 91.5 Mhz), el presidente comunal de Acebal, Daniel Siliano, sostuvo que luego de esa gran protesta los fabricantes están peor que antes.

Siliano, nieto del dueño de la primera fábrica de zapatos del pueblo (ya desaparecida), contó que en Acebal hay cerca de 35 fábricas de calzado que entre los empleos directos e indirectos, movilizan aproximadamente el 60% de la economía del puebloy lo que está pasando en el sector repercute directamente en las fuentes de trabajo.

La aguda crisis que comenzó a desatarse con la apertura de importaciones y la caída del consumo puso en jaque a la actividad y según comentó el dirigente comunal a las empresas “se les está haciendo difícil sostener a los empleados o darles continuidad”.

“La mayoría está reduciendo horas de trabajo, no se están renovando los contratos, están dando vacaciones anticipadas y algunos despidiendo y se está haciendo muy, muy difícil. Sobre todo para nuestro pueblo donde el 60% de la economía depende de la industria del calzado”, reflejó el mandatario.

Fabricantes de calzado, talleres de aparado, fábricas de cajas, comisionistas, comerciantes de zapatos, son algunos de los directamente afectados por la caída de ventas y actividad. Repro exprés y disminución significativa de la producción son la cara visible de un problema que sin medidas concretas tiende a profundizarse.

“Al primer lugar donde caen los empleados que quedan con menos horas de trabajo es en la Comuna”, reflejó Siliano

La semana pasada, el testimonio de dos empresarios de Acebal a este medio graficó la situación: una fábrica que pasó de 20 empleados a seis y de 500 pares de zapatos diarios a 50; y la otra que de seis empleados pasó a dos y que había iniciado gestiones en el Ministerio de Trabajo de Nación para conseguir Repro (Programa de Reconversión Productiva) que permitan pagar los sueldos.

A su vez, el complejo presente de los que pierden el trabajo, sufren reducción horaria, o adelanto de vacaciones se refleja de inmediato en la comuna ante la inexistencia de otras oportunidades. “Al primer lugar donde caen los empleados que quedan con menos horas de trabajo es en la Comuna”, reflejó Siliano.

“Tratamos de contenerlos de a poco, asistirlos socialmente. Lo que pasa es que hoy la gente está sufriendo mucho y no le alcanza para el alquiler, los impuestos, los servicios y hay mucha gente que viene que no le alcanza para comer. Estamos muy preocupados”, afirmó.

Caída del consumo

El principal problema es la falta de consumo, dijo el jefe comunal de Acebal consultado sobre las causas de la actual situación. “Después viene la importación, pero el principal es que los negocios y los comerciantes no venden. Al no vender no hay pedidos para las fábricas. Eso hace que los fabricantes no tengan trabajo”, explicó.

En ese marco contó que en los últimos años hubo fábricas que invirtieron, se tecnificaron y planificaron plantas para incrementar la producción y “hoy se están encontrando que tienen que producir mucho menos y eso lleva a despedir gente y a bajar las horas de trabajo”.

Sin contar los puestos de trabajo que se llevó 2017, “hoy más o menos han sido despedidos unos 30 chicos”, informó Siliano y agregó: “A su vez, todos están con reducción de horas, con vacaciones anticipadas y todo eso hace a que no les alcance para poder solventar sus gastos. Muchas familias alquilan y el sueldo base no alcanza para solventar todos los gastos que tienen”.

Por último, mencionó que para superar la actual coyuntura desde la comuna están motorizando reuniones con los fabricantes de zapatos y con el sindicato de trabajadores para acelerar los trámites para la obtención de ayuda estatal mediante Repro Exprés. “Esa ayuda les puede permitir juntar recursos para pagar los sueldos. Lo otro que tenemos es un fondo rotatorio, entregado el año pasado, cuando Contigiani era ministro, que a medida que va a teniendo devolución se va prestando a otros. Esto es para ganar tiempo. No es la solución, la solución es que haya consumo”, finalizó.

Fuente: Uno