Frases como “la culpa es de Macri” se viralizan con cada cierre de un comercio en Caleta Olivia

A partir de una abrupta caída de las ventas, en Caleta Olivia se multiplicó durante los últimos meses el cierre definitivo de comercios.

A partir de una abrupta caída de las ventas, en Caleta Olivia se multiplicó durante los últimos meses el cierre definitivo de comercios. Y ya no le extraña a nadie que sus dueños o los empleados que se quedan sin trabajo dejen en los locales carteles o leyendas para repudiar las políticas recesivas del Gobierno nacional.

Varios carteles de “Lactolandia”, que hasta hace poco anunciaban promociones de sus productos alimenticios, fueron reemplazados en los últimos días por otros que advierten: “Cerrado gracias a Macri. Sin trabajo compa”.

La sucursal del comercio estaba ubicada en el barrio Gobernador Gregores y su dueño, Oscar Casas, se vio obligado a quedarse solamente con el local principal de la zona céntrica de Caleta Olivia. La sucursal en la que se vio obligado a bajar las persianas también estaba destinada a elaboración de productos (empanadería, sandwichería y pastelería) y le resultaba muy cara para mantener.

Una merma en el consumo de sus clientes afectados por bajos sueldos que en muchas veces se pagan con demoras (como el caso de los trabajadores municipales), influyeron en la decisión de su propietario, pero también la tomó por el alto costo de insumos, del alquiler, de los servicios de electricidad y gas, sin olvidar tampoco la incidencia de los impuestos.

Ayer comentó a El Patagónico que tuvo que reducir a diez su plantel original de dieciocho empleados. Además, no se atribuyó ser el autor de los carteles de bronca contra el macrismo. Dijo que tal vez los escribió alguno de sus empleados, pero aseguró que estaba en total acuerdo con ello.

Por esa razón, no tuvo reparos en descargar su bronca contra la política económica de quienes hoy gobiernan el país, aunque dejó en claro que no era un opositor político ni un referente del kirchnerismo.

En ese sentido consideró que gran parte de lo que viene sucediendo durante muchos años se debe a la corrupción de la clase política. Manifestó además que no concebía cómo un trabajador regular gane tan poco en comparación con un senador o un diputado nacional.

EL AJUSTE “NO CALZA”

Otro comercio que en pocos días se sumará a la lista de locales cerrados es la zapatería “G&E” de once años de existencia en el casco céntrico de Caleta Olivia.

Ahora en sus vidrieras aparecen grandes letras que anuncian “Liquidación final por cierre definitivo”, proceso que se inició hace unas dos semanas. En ese local alguien se ocupó de escribir una sigla que decía “M.M.L.P.Q.T.P”, que ya fue borrada.

Su dueño es Cristian Merino, quien dijo que las ventas comenzaron a caer de manera paulatina hace dos años y que le resultaba imposible compensar sueldos de empleados y gastos de alquiler.

No precisó cuánto le costaba estar ubicado en una esquina de la avenida San Martín, pero este diario pudo saber que un alquiler en ese sector oscila en los 80 mil pesos mensuales.

A pesar de las promociones de cierre con descuentos que van de un 30% a un 50%, el local sigue colmado de zapatos, zapatillas, carteras, cinturones y otros productos complementarios, porque son pocos los clientes que se acercan a comprar.

El propio comerciante reflexionó que la mayoría de la gente tiene en la actualidad un escaso poder de compra y que en todo caso destina sus recursos principalmente a los alimentos.

Fuente: Patagónico