Frenan una posible suba del precio del boleto de colectivo en Santa Fe

Concejales del PJ y del Frente Progresista aprobaron congelar el precio del boleto del transporte urbano de pasajeros hasta el 31 de diciembre de 2018.

Concejales del PJ y del Frente Progresista aprobaron congelar el precio del boleto del transporte urbano de pasajeros hasta el 31 de diciembre de 2018.

Ante los anuncios a nivel nacional sobre la eliminación del subsidio al transporte, que podría impactar fuertemente en el precio de la tarifa, en la sesión de este jueves, el Concejo Municipal sancionó congelar el boleto de colectivo hasta fin de año a través de una resolución.

En ese sentido, Alejandra Obeid, una de las impulsoras del proyecto, sostuvo que la iniciativa se generó “en función de las declaraciones de la secretaria General de la Municipalidad en los medios de comunicación, referidas al no aumento del costo del boleto”.

“Sin poner en duda su veracidad, es que creemos que el Concejo Municipal debe garantizar a los vecinos no solo una voluntad política, sino que es necesaria una herramienta legal”, dijo.

“No desconociendo las medidas adoptadas por el gobierno nacional respecto a la quita de los subsidios al transporte público y sus consecuencias, debemos generar las herramientas legislativas para frenar un nuevo impacto negativo en el bolsillo de los vecinos”, señaló la concejala justicialista.

El tema, primero en la discusión de este jueves en el recinto, tuvo el acompañamiento de los legisladores del PJ y del Frente Progresista. Cambiemos decidió no apoyar la iniciativa, porque según argumentó Carlos Pereira se debe “contextualizar la situación del boleto y del transporte”.

“Todos estamos preocupados por lo que pueda pasar hacia adelante. Con la negociación por los subsidios. Los subsidios no deben desaparecer, son los más justos, porque van a los sectores que más los necesitan. Por lo tanto, esto abre una gran incertidumbre que algunas declaraciones han empezado a despejar, que por lo menos hasta el año que viene no habrá modificación en el esquema de subsidios. Ese punto nos da alguna previsibilidad, aunque las versiones siguen siendo muchas”, reconoció respecto de la falta de precisión sobre lo que hasta ahora es una intención del gobierno nacional.

En esa dirección, insistió en que “Santa Fe es una de las ciudades que tienen el boleto más barato, con una tarifa (promedio) que ronda los nueve pesos y algo, no llega a los 10 pesos, ya que muchos no están pagando la tarifa plena, sino la tarifa social”.

“Destacar que se ha tenido una política tarifaria destacable en base a lo que está pasando en distintas ciudades del país, no cediendo a las presiones de las empresas, los resultados están a la vista. Con la actual situación macroeconómica, esta tarifa debería llegar así a diciembre, pero no se puede garantizar lo que suceda con el dólar y la política macroeconómica hacia adelante”, expresó el concejal oficialista.

Por su parte el concejal Ignacio Martínez Kerz (PJ) destacó que “el transporte público es un servicio esencial y que son los concejos municipales los que tienen que evaluar la oportunidad de un aumento o no, eso dice la ley”.

“Queremos dar previsibilidad al gasto de las economías familiares, a los ciudadanos de nuestra comunidad; el vecino no puede ser siempre la variable de ajuste”, expresó.

Recuperar el ente de control

Tanto los ediles justicialistas como los del Frente Progresista remarcaron la necesidad de que el Ente de Control del Transporte Público funcione con el pleno de sus miembros, y no como en la actualidad, con miembros con mandato vencido, con un marco jurídico precario y con una ordenanza de transporte desactualizada.

En ese marco, Leandro González señaló que la norma sancionada dará un resguardo a los concejales y ciudadanos de que “no se van a enterar por los medios de un nuevo aumento” decidido por el intendente.

“Es un resguardo institucional de que hasta que no esté el ente completo y conformado como corresponde (el ente de control), tampoco la ciudad puede tener un aumento”, afirmó.

Fuente: Uno