Integración urbana de las villas, el ejemplo que es tendencia

Durante el encuentro iberoamericano, que se desarrolló en la Nave Cultural, se habló de, entre otras cosas, la integración de la Villa 31.

Durante el encuentro iberoamericano, que se desarrolló en la Nave Cultural, se habló de, entre otras cosas, la integración de la Villa 31.

Con la presencia de 82 alcaldes, 310 asistentes acreditados y un puñado de personas que siguieron transmisión a distancia, se desarrolló ayer el Tercer Foro Iberoamericano de Alcaldes en la Nave Cultural.

El encuentro, que se concretó en el marco de la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que comienza hoy, tuvo como sede principal la Nave Cultural.

Llegados de distintos lugares, los presentes participaron de exposiciones y mesas de trabajo. El objetivo fue intercambiar experiencias para enfrentar problemas comunes, así como coordinar acciones entre los diferentes sectores.

En dos de las charlas se pusieron como ejemplo dos desarrollos urbanos en los que se intervino desde la gestión: uno en la Villa 31 en Buenos Aires y otro en la ciudad chilena de Iquique.

“De nada sirve una mejora de infraestructura si vamos a mantener el concepto de gheto.” H. Rodríguez Larreta – Jefe de Gobierno porteño.

Eliminar barreras en Buenos Aires

Fue Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el que  dio detalles sobre las acciones que se están llevando adelante en esa popular barriada.

Precisó que en la Villa 31 viven alrededor de 45.000 personas y que a pesar de estar ubicada en el centro de la ciudad, se encuentra totalmente desconectada del resto.

“Entre la gente que vive en las zonas más caras de la ciudad de Buenos Aires y la Villa 31 hay sólo 100 metros, pero en esa distancia hay un muro impasable, más allá del impedimento físico que son las vías del tren”, explicó el funcionario.

Por esta razón trabajan en una visión de integración que involucra brindar razones al resto de los habitantes para ir al asentamiento y viceversa.

“Más allá de romper el hecho físico hay que romper el prejuicio. De nada sirve una mejora de infraestructura si vamos a mantener el concepto de gheto, de gente separada”, remarcó el jefe de gobierno.

Esto involucra, además de una oficina del gobierno porteño en ese lugar, la próxima inauguración- antes de fin de año- de un mercado gastronómico:“Nosotros soñamos con asimilarlo al de la Boquería en Barcelona, salvando las distancias, pero la idea es que sea un centro de atracción turística, pero también para gente de la ciudad”, aseguró.

Allí además se está construyendo el polo educativo más grande de la ciudad y próximamente se mudará a esa barriada la oficina en Buenos Aires del  BID, tal como confirmó el presidente del organismo, Luis Alberto Moreno.

Rodríguez Larreta también relató que allí se están asfaltando calles, mejorando los servicios, abriendo centros de salud y construyendo nuevas viviendas para algunas familias.

“En otros casos se aplica un trabajo de fortalecimiento y en otros más un programa de automejora. Es muy artesanal el trabajo, familia por familia”, reconoció.

Iquique: facilitar la autoconstrucción

Alejandro Aravena, director de la firma Elemental -enfocada en proyectos de interés público e impacto social- habló de un proyecto que le tocó enfrentar en la ciudad de Iquique, en el norte de Chile en 2003.

Allí el arquitecto de ese país tenía por misión radicar de forma definitiva a un grupo de 100 familias que ocuparon ilegalmente un terreno de 5.000 metros cuadrados en el centro esa urbe costera.

Para ello contaba con un presupuesto de 7.500 dólares para comprar el terreno, llevar adelante la urbanización y construir la vivienda.

“Partimos de un proceso de participación de la familia y nos dijeron que querían casas aisladas. Probamos tres tipologías de viviendas pero ninguna era viable”, recordó. Por esta razón tuvieron que innovar y basarse en los conocimientos de los vecinos. “Las mismas familias ya habían resuelto una construcción para sus necesidades”, relató el arquitecto.

Así desarrollaron viviendas de dos pisos que permitían al primer piso crecer horizontalmente y al último piso crecer hacia arriba.

Aravena remarcó que el proyecto fue posible ya que los mismos habitantes tuvieron que construir el 50% de las viviendas y así darles valor.

Para la distribución en el espacio dividieron el terreno en cuatro condominios. “Introdujimos el espacio colectivo con acceso para sólo ese grupo de familias para evitar lo que se daba anteriormente de rejas y calles públicas cerradas ilegalmente”, detalló.

“Partimos de un proceso de participación de  las familias”. Alejandro Aravena – Arquitecto chileno.

Soluciones integrales

En la apertura del Tercer Foro Iberoamericano de Alcaldes que se realizó en la Nave Cultural estuvieron presentes Luis Alberto Moreno, presidente del BID; Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza; Rodolfo Suárez, intendente de Capital; Lucas Delfino, subsecretario de Relaciones Municipales de la Nación y Antonio Aguilar, director general de Arquitectura de España  en nombre del ministro de Fomento de España, Íñigo de la Serna.

Moreno recordó que en 1959, cuando se creó el BID, Mendoza tenía 300.000 habitantes. “Hoy casi 60 años después su población llega casi a dos millones de habitantes”, remarcó.

Por este crecimiento, señaló que cada vez se demandan más servicios y cuando no se responde a esos pedidos surgen ciertos problemas como cortes de luz, agua, entre otros.

“En el BID hemos aprendido que estos problemas son cada vez más complejos y cada vez más interconectados”, expuso, a la vez que precisó que esta situación les brinda una oportunidad  para trabajar en conjunto.

“Para desarrollar una visión completa que nos permita apoyar ante todo soluciones integrales y sostenibles”, añadió Moreno.

Comentó que desde 2011 la organización apoya a Mendoza con financiamiento, pero resaltó que su función no radica únicamente en ofrecer recursos sino en diseminar conocimiento y facilitar el intercambio de experiencias que permitan generar oportunidades.

“A través de este Foro y de la Red de Ciudades del BID proponemos crear una comunidad de buenas prácticas que permita crear ciudades más productivas, que tengan en el centro de sus intervenciones a sus ciudadanos”, manifestó el titular del BID.

Fuente: Los Andes