Jujuy: Advierten falta de trabajo y alta taza de precarización

Desde el área de la construcción, el turismo y la gastronomía reflejaron los problemas que afectan al sector.

Desde el área de la construcción, el turismo y la gastronomía reflejaron los problemas que afectan al sector.

Representantes de los gremios locales que nuclean a trabajadores del sector privado expresaron su preocupación por la realidad laboral de los jujeños, y aseguraron que en la provincia además de la urgente necesidad de generar puestos de trabajo hay una profunda precarización laboral.

De acuerdo al último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) sobre el empleo en el país, indican que en el cuarto trimestre de 2017 hubo una tasa de desocupación del 7,2 %, lo que implica un descenso con relación al mismo trimestre del año anterior, que había sido del 7,6 %. Esto, según destacó el organismo, se logró porque 433.000 personas consiguieron trabajo en ese período.

Las últimas cifras parecen alentadoras pero desde diversos sectores han alertado sobre una fuerte caída de los puestos de trabajo como consecuencia de la crisis económica que atraviesa el país. Así lo hicieron saber desde las diferentes cámaras y sindicatos quienes advirtieron que si bien la mayoría de las pymes están tratando de “conservar las fuentes de trabajo”, la carga impositiva, los tarifazos y la creciente inflación tornan cada vez más difícil la situación.

Sin embargo, tal como manifestaron algunos de los sindicalistas locales, en la provincia no hay demanda de mano de obra pero aún hay una alta tasa de precarización laboral.

Así lo afirmó el secretario general de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra) seccional Jujuy, Juan Carlos Martínez quien destacó que la mayor preocupación del sector son las malas condiciones laborales que están comenzando a implementar los patrones.

“En nuestro caso la actividad se mantiene. Hubieron despidos pero no significativos, lo que sí nos preocupa es el fuerte porcentaje de trabajo en negro que estamos viendo, el cual ya supera el 35 por ciento”, sostuvo el titular de la Uthgra, quien agregó que en el caso de los boliches y locales nocturnos, la situación es más preocupante ya que prácticamente el 80 por ciento de los empleados se desempeñan de manera completamente informal.

Martínez remarcó que si bien hay cierta “estabilidad”, no se están cumpliendo con los convenios colectivos de trabajo y muchos empresarios están optando por reducir las jornadas laborales. “Tenemos compañeros que estaban trabajando ocho horas y ahora están haciendo cuatro. Se está reduciendo la jornada laboral y se está aplicando la media jornada mentirosa que es cuando el trabajador hace por ejemplo seis horas, le pagan tres en blanco y el resto en negro”, explicó.

“Jujuy ha dejado de trabajar con la estacionalidad, antes se trabajaba cuatro o cinco meses al año. Hoy se trabaja todo el año pero lamentablemente se violan los derechos de los trabajadores”, apuntó el titular de Uthgra, al tiempo que señaló que estas condiciones han generado que se reduzcan los aportes y contribuciones de los empleados.

Los hacen “monotributistas”

Asimismo dijo que otro de los problemas del sector, es que los empresarios están comenzando a optar por hacer monotributistas a los trabajadores, “lo que no corresponde porque el monotributo es un fraude laboral encubierto”.

“Lamentablemente estas modalidades la están imponiendo la mayoría de los empresarios de nuestro sector y deja mal al trabajador, más aún teniendo en cuenta la inflación que hizo que los salarios se devalúen prácticamente en un 60 por ciento”, enfatizó Martínez quien reconoció que la carga impositiva que deben afrontar los emprendedores es cada vez más alta “pero esto no justifica que los trabajadores debamos pagar las consecuencias”.

Se registra fuerte crisis en el rubro de la construcción 

Por su parte Carlos Cárdenas, titular de Uocra Jujuy, manifestó su preocupación por la crisis que atraviesa el sector y mencionó que actualmente sólo 2.800 trabajadores de la construcción se encuentran activos.

“En Jujuy ha decaído en gran cantidad la actividad de la construcción no solamente en la obra pública sino en el ámbito privado porque el tema del dólar provocó, por un lado un recorte en el gasto presupuestario para la obra pública a nivel nacional y por el otro, que se posterguen las construcciones privadas por el aumento de los presupuestos”, expresó Cárdenas, a la vez que indicó que a diciembre de 2017 habían 7 mil trabajadores activos y hoy en día “no superamos los 2.800”.

Recalcó que a nivel estatal no se han iniciado obras nuevas y por el contrario, las que se estaban ejecutando prácticamente han finalizado, por lo que “los compañeros que se quedan sin trabajo no pueden volver a incorporarse porque no hay demanda”.

En esa línea aseguró que a pesar que existen obras licitadas y adjudicadas, todavía no se están construyendo como consecuencia de la “desconfianza” que hay en el sector empresarial por la demora en los pagos. “Hay muchas empresas que hoy están trabajando en distintas partes de la provincia pero se les ha demorado el pago de las certificaciones de trabajo, están cobrando con cheque a 90 días. Entonces esto ha generado una incertidumbre no solamente en nosotros que tenemos que ver por la mano de obra, sino también en el mismo empresariado”, alertó.

Cárdenas mencionó que si bien las expectativas para este año eran alentadoras para el sector, a cinco meses de iniciado el 2018 la situación es crítica y estiman que por lo menos en los próximos dos meses, no haya mejoras. “Pensábamos este año trabajar fuertemente con el Procrear porque se hablaba que habían siete mil viviendas para construir en la provincia, pero nada de eso sucedió. Incluso los que habían comprado terrenos para invertir en el mercado inmobiliario decidieron postergar todo”, refirió el dirigente.

“Las expectativas no son buenas. Algunos sectores como la minería y los trabajos en ruta, son obras que van a empezar a incorporar personal pero son obras que no absorben gran cantidad de compañeros y lamentablemente vamos a seguir teniendo desocupados”, sentenció.

La opinión 

En la actividad privada no existe empleo. El Gobierno no ha generado la posibilidad de hacer una apertura en la actividad privada, al contrario, con las medidas económicas implementadas por el Ejecutivo nacional que tiene directa relación con la provincia, lo que se está tratando de preservar es la fuente laboral pero con mucho riesgo de despido por parte de las pequeñas y medianas empresas.

Para nosotros esa es la realidad y obviamente hay un aumento de la precarización laboral porque a los efectos de evitar el despido de los trabajadores, los empresarios no despiden pero flexibilizan el tema laboral.

En el sector público está pasando exactamente lo mismo. Recordemos que el Estado provincial ha firmado una adhesión al Consenso de Responsabilidad Fiscal y seguramente, en cualquier momento, comenzarán a llegar las notificaciones para los supuestos retiros voluntarios que se van a generar en la provincia que seguramente van a ser compulsivos.

Así que estamos en alerta ante estas situaciones. Veremos que se genere de acá en adelante pero los augurios son absolutamente negativos, por eso estamos de paro el día 25, para defender los puestos laborales, por el cambio de la política económica y en repudio al convenio con el FMI que seguramente va a significar más ajustes.

Si no hay un cambio en el rumbo económico esto va a empeorar. Hay un riesgo de convulsión social. Con el incremento del dólar, cuando impacte severamente sobre los artículos de primera necesidad y sobre lo que es el cambio a valor referencial, seguramente va a estar incrementada la pobreza en el país.

Si no hay un cambio en el rumbo económico del país, en donde se privilegie el trabajo, la productividad y no lo que es la timba financiera, seguramente la situación va a ser mucho más difícil para los trabajadores que están en relación de dependencia.

En la provincia está claro que ha aumentado el desempleo y el trabajo informal. Hoy los trabajadores ingresan sin las garantías constitucionales que les da una relación formal laboral. En Jujuy están creciendo los puestos de venta de panchos, choripanes, las ferias.

Es decir, estos son síntomas que no existe una política de atacar la inflación y de generación de trabajo genuino.

Fuente: El Tribuno