Jujuy: pibes y docentes piden que no cierren las escuelas, Morales no da respuestas

Si bien ya fueron liberados los estudiantes y la concejal Andrea Gutiérrez, el gobierno provincial no da marcha atrás con el cierre de los colegios que tendrá como consecuencia que chicos y chicas no puedan seguir estudiando.

Si bien ya fueron liberados los estudiantes y la concejal Andrea Gutiérrez, el gobierno provincial no da marcha atrás con el cierre de los colegios que tendrá como consecuencia que chicos y chicas no puedan seguir estudiando.

Estudiantes y docentes de Jujuy convocaron a una marcha para el próximo miércoles 4 en la capital provincial en rechazo al anuncio del gobierno jujeño de cerrar cuatro centros privados de educación para adultos a los que asisten 600 alumnos. Los estudiantes protestarán contra el cierre de cuatro Centros de Educación Integrada de Jóvenes y Adultos (Ceija) y exigir la continuidad del ciclo lectivo que ya se había iniciado.

La medida, conocida a fines de la semana pasada, fue ratificada ayer por la ministra de Educación, Isolda Calsina, quien por medio de un comunicado aseguró que el cierre de los Ceija se debe a “reiteradas y graves irregularidades”, entre ellas “tener en funciones docentes a personas sin títulos habilitantes” y que “no entregaban títulos, lo que en algunos casos dio lugar a que los padres tuvieran que realizar acciones judiciales para obtenerlos, lo que provocó grandes perjuicios a los egresados”.

Desde el lunes 26, los alumnos realizaron una sentada frente a la Casa de Gobierno que terminó este jueves por la noche cuando, durante un operativo policial, fueron desalojados los 20 estudiantes que estaban allí. Seis personas fueron detenidas entonces -y luego liberadas-, incluida una concejal del Frente de Izquierda, Andrea Gutiérrez.

“Si se cierran estos centros, algunos estudiantes deberán recorrer hasta 289 kilómetros para llegar al colegio”

Pablo Valencia, unos de los estudiantes afectados, aseguró que “de distintos patrulleros bajaron más de 30 policías directamente a pegar, a nuestro secretario le pegaron en la rodilla para poder subirlo a la camioneta, por lo que estuvo internado ayer, entre un sinfín de situaciones totalmente irregulares”.

Valencia sostuvo que el reclamo se inició debido a que “no hubo previo aviso del cierre” pero que, además, los alumnos afectados deberán adaptarse a un cambio de modalidad en el que la cursada pasaría de 3 a 5 años, y que se suspenderían los horarios de mañana y tarde y sólo quedaría disponible el nocturno.

De los cuatro centros que se cierran, solo uno se encuentra en San Salvador, mientras que los otros tres son de las localidades de Palpalá, San Pedro y La Quiaca. Los estudiantes que asisten a esos centros deben recorrer hasta 289 kilómetros para culminar sus estudios. “No nos molesta tanto que nos manden a otros colegios, sino que de la noche a la mañana nos quieran cambiar la modalidad, el horario y lugar de asistencia a clases”, aclaró Valencia.

Fuente: InfoNews