Lejos del restaurante de Píparo: casi la mitad de los chicos que asiste a comedores de Junín tiene malnutrición

Así lo determinó un estudio realizado por el gobierno juninense en la ciudad. “Ir a comedores es una experiencia hermosa, es como salir a comer a un restaurant”, dijo hace una semana la diputada de Cambiemos, Carolina Píparo.

Así lo determinó un estudio realizado por el gobierno juninense en la ciudad. “Ir a comedores es una experiencia hermosa, es como salir a comer a un restaurant”, dijo hace una semana la diputada de Cambiemos, Carolina Píparo.

La Municipalidad de Junín realizó un relevamiento en comedores escolares donde determinó que el 48 por ciento de los niños que concurren sufren de malnutrición. Situación que dista de la concepción de la diputada de Cambiemos esgrimida hace pocos días.

“Más allá de la  terrible problemática de quienes hace mucho tiempo necesitan recurrir a comedores, esto es una experiencia hermosa para todas las personas que concurren, es salir a comer a un restaurant”, escribió en Instagram la legisladora, y continuó: “La gente que te sirve, sean personas que se preocupan por hacer de cada noche un evento social, donde quién está solo come acompañado, donde los nenes se sientan en un escenario a jugar y los perros de la familia son recibidos afuera, con potes de alimentos lo viven como un día de reunión y celebración”.

Su posteo generó fuertes rechazos, en un contexto donde la crisis económica comienza a ser la principal preocupación para la mayor parte de la población. Pero en Junín, dentro del universo de niños con mal nutrición, se determinó que el dos por ciento tiene bajo peso y riesgo de bajo peso, mientras que el 46 por ciento restantes se vinculan a problemas de sobrepeso y obesidad.

El senador juninense, Juan Fiorini, destacó que “Junín fue una de las primeras once ciudades en hacerse cargo del programa de alimentación escolar en el año 2017, a través del cual se brinda tanto el servicio de almuerzo, como de desayuno y merienda a miles de chicos de la ciudad, y a un año de dicha implementación. Hoy pudimos conocer los resultados obtenidos, que demuestran un gran trabajo en equipo y una gran dedicación”.

Desde Bienestar Social del distrito, informaron que los nenes que presentan bajo peso y riesgo de bajo peso ya están siendo tratados por profesionales en el seno de sus viviendas, acompañados por especialistas. En tanto que, quienes dieron cuenta de problemas de obesidad grave, los profesionales trabajan acercándose a cada familia para atenuar el impacto en la salud de los mismos.

El caso se suma al de varios comedores que además, sufren el ajuste, aun siendo refugio de la crisis. “Por ejemplo, el comedor “Niños Felices” situado en la villa 1-11-14, recibe dinero del gobierno de la ciudad de Buenos Aires para 440 raciones diarias de comida, cuando a diario cubren, 600 personas, por lo que se decidió la reducción de la ración.

Fuente: InfoCielo