Mendoza pagará $ 5 mil por cada “trapito” que las empresas empleen

Será durante tres meses, para fomentar el empleo formal de estas personas. Es porque prohibirán a los cuidacoches en las calles.

Será durante tres meses, para fomentar el empleo formal de estas personas. Es porque prohibirán a los cuidacoches en las calles.

Tal como había anticipado, ayer, para la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, el intendente de Capital, Rodolfo Suárez, presentó un proyecto que modifica el Código de Convivencia Ciudadana. El cambio apunta a implementar un programa de reinserción de los cuidadores informales de vehículos y establece un régimen de sanciones para los que no se ajusten a la normativa.

El proyecto, que deberá ser tratado por lo concejales -aunque Suárez cuenta con mayoría en las bancas-, establece que en las calles o avenidas en las que no haya estacionamiento medido “nadie podrá exigir ni pretender el cobro en dinero o especie, ni actividad alguna, a las personas que estacionen sus vehículos o moto vehículos, ni por su cuidado”.

Un censo arrojó que son unos 250 los “trapitos” que están en el departamento. De ellos, estiman que 30 o 40 podrían incorporarse como tarjeteros en la ampliación del sistema medido -que hoy incluye a 333 personas- a las arterias perpendiculares a Arístides Villanueva, a calle Belgrano y al barrio Bombal.

El intendente planteó que varios cuidacoches ya han ido a la oficina de empleo municipal, porque se ha estado trabajando con ellos desde las áreas sociales de la comuna. Y añadió que cuentan con una partida presupuestaria para destinar al fomento de la contratación por parte de empresas.

El proyecto de ordenanza establece que se abonará a los empleadores una suma equivalente a 2 mil unidades tributarias municipales mensuales (unos 5 mil pesos), durante tres meses, por cada trabajador que tomen.

Penas para los infractores

A los infractores se les pedirá, en primera instancia, que dejen de desempeñar la actividad y si están vestidos de modo similar a los tarjeteros (del estacionamiento medido) se les secuestrarán estos elementos. En caso de negarse, se los desalojará con ayuda de la fuerza pública y, si reinciden, se les realizará la denuncia penal o contravencional.

Suárez manifestó que, mientras esperan que el Concejo Deliberante trate la propuesta, siguen avanzando en el programa de reinserción. Por una parte, han tomado contacto con universidades para poder ofrecer a los cuidacoches capacitación en oficios. Y por la otra, algunas empresas, como un lavadero de autos, se han presentado de modo espontáneo a ofrecer puestos de trabajo, luego de que se diera a conocer esta propuesta de abordaje.

Es que en octubre del año pasado, el gobernador Alfredo Cornejo manifestó su intención de modificar el Código de Faltas de la provincia e incluir hechos que no son delitos pero sí interfieren en la convivencia pacífica. Entre ellos, mencionó a los cuidadores informales de vehículos, por considerar que ejercen una coacción al conductor, quien paga -en muchos casos incluso una tarifa fija- por temor a sufrir daños en su vehículo. Se habló entonces de aplicar multas o que tengan que realizar trabajo comunitario.

A partir de esto, las comunas del Gran Mendoza, en el marco de Unicipio, empezaron a discutir la problemática. Godoy Cruz y Guaymallén han comenzado a censar a los cuidacoches, mientras Capital ya terminó su relevamiento. En Luján, en tanto, abordarán la presencia de ellos en la zona de boliches con la implementación de estacionamiento medido.

Fuente: Los Andes