Municipales de Pringles y Saavedra se movilizan para pedir mejoras salariales

En Pringles, el sindicato adherido a Fesimubo se manifestó frente al Palacio Comunal. Los trabajadores saavedrenses están en estado de alerta y asamblea.

En Pringles, el sindicato adherido a Fesimubo se manifestó frente al Palacio Comunal. Los trabajadores saavedrenses están en estado de alerta y asamblea.

Los gremios que representan a los empleados municipales de Coronel Pringles y Saavedra comenzaron a tomar medidas a fin de reclamar mejoras salariales y descuentos mal realizados a los asalariados, entre otros pedidos.

Los municipales pringlenses, desde el gremio adherido a Fesimubo, se manifestaron en el Palacio Municipal, en reclamo de paritarias salariales ya que aún no han llegado a un acuerdo con el Ejecutivo. Asimismo reclaman por descuentos que consideran mal efectuados por parte del municipio para sus afiliados.

“Motiva la movilización los descuentos considerados ilegales realizados por el Ejecutivo contra los trabajadores que han ejercido sus legítimos derechos”, señalaron mediante un comunicado previo al Ministerio de Trabajo local, en donde se anunciaba la movilización.

“Los descuentos no solo se realizaron a los trabajadores que concurrieron a las asambleas llevadas a cabo por la falta de mejora en la negociación paritaria, sino también a trabajadores que se encontraban gozando de sus vacaciones, en una clara demostración de la sinrazón e ilegalidad de la medida del municipio”,  agregaron.

A la movilización, efectuada en horas de la mañana, concurrieron además sindicatos de trabajadores municipales de la zona en solidaridad con los trabajadores locales. Estuvieron presentes delegaciones de Guaminí y de Puan, y se esperaba presencia de Bahía Blanca y Punta Alta. También acompañó el gremio de UPCN pringlense.

“Que nos devuelvan la plata que nos descontaron; no tenemos una respuesta del Ejecutivo”, dijo el delegado sindical Juan Carlos Fleitas.

“La gente está desesperada y no sabe qué hacer. Nos descontaron al momento en que las familias compraban útiles para sus hijos” agregó.

Fleitas señaló que ante la falta de propuestas mejoradoras por parte del municipio en la negociación salarial y los descuentos realizados a sus afiliados, se decretó el quite de colaboración y estricto trabajo a reglamento.

“Estamos trabajando a reglamento. Todo camión –de recolección- que no tenga la documentación adecuada, no sale. Cuidamos a los compañeros; algunos ni uniforme tienen. Cuando esté la situación normal, saldremos a trabajar”, agregó.

En la medida se ven afectadas áreas como la de Salud, Obras Públicas, Planta de Reciclaje, Barrido, Recolección y Parque Vial.

Desde el gremio solicitan un 25 % que permita saldar lo perdido en 2018, y recién ahí evaluar la propuesta del ejecutivo pringlense para este 2019, que consiste en un bono de 4.500 pesos como forma de recomposición de la paritaria del año anterior y un 23 % de aumento al básico.

El bono, en principio, iba a ser pagadero en febrero y marzo; mientras que el 23 % de aumento al básico, fue propuesto para ser abonado de la siguiente manera: 9 % en abril, 3 % en junio, 7 % en agosto y 4 % en septiembre.

Alerta en Saavedra
Los municipales saavedrenses afiliados al sindicato que los agrupa (STM) rechazaron la contrapropuesta salarial formulada por el Ejecutivo, y trabajan desde esta mañana (viernes) a reglamento, al tiempo que se declararon en estado de alerta, movilización y asamblea permanente y quite de colaboración, y el lunes 11, en asamblea que celebrarán a las 8 en el hospital municipal, decidirán los pasos a seguir.

Desde hace unos días comenzaron las negociaciones con el Ejecutivo que encabeza el intendente Hugo Corvatta que les ofrecía un 15 % de incremento salarial para el primer semestre, el gremio pretendía 20% que el Ejecutivo aceptó, pero en cuatro subas del 5 % escalonadas con los haberes de abril, junio, agosto y septiembre, lo cual fue rechazado por los trabajadores en asamblea.

Los reclamos incluyen, además, que se le transfiera al gremio un 1,25 % que se viene descontando a los trabajadores no afiliados al sindicato, cuestión que el Tribunal de Cuentas no avaló, y el pase a planta permanente de varios de los contratados.

“Creíamos que íbamos a tener el conflicto por el 1,25 %, porque esa es una medida política y no estamos dispuestos a que la política nos sobrepase, pero la propuesta del intendente de un 20 % para septiembre yo la tomo como una falta de respeto”, afirmó el secretario del gremio (STM), Néstor Batista.

“Quieren puentearnos (sic) hasta septiembre, después de las elecciones, porque es una orden de la gobernadora (por Eugenia Vidal) que después de junio no tiene que haber conflictos”, agregó.

“Yo no voy a ir a hablar con el intendente, lo harán otros integrantes de la comisión. El intendente quiere quedar bien con la gobernadora y no tiene que olvidarse que él (por el intendente Corvatta) es de un gobierno justicialista. Estamos en pie de guerra”, acotó Batista finalmente.

Fuente: La Nueva