“Primavera catalana”: bloqueos de rutas por el arresto de Puigdemont

Cientos de manifestantes, convocados por Comités de Defensa, causaron retenciones y desvíos en las principales arterias de España y de la región

Cientos de manifestantes, convocados por Comités de Defensa, causaron retenciones y desvíos en las principales arterias de España y de la región

Grupos independentistas cortaron ayer varias calles y autopistas en Cataluña en protesta por la detención del ex presidente regional Carles Puigdemont, que el lunes pasado quedó en prisión preventiva en Alemania a la espera de su entrega a España. Los cortes fueron organizados por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), grupos civiles organizados para impulsar la implementación de una supuesta Cataluña independiente.

Cientos de militantes de los CDR provocaron retenciones y desvíos al irrumpir tanto en la autopista A2, una de las principales del país, como en carreteras regionales y calles céntricas de Barcelona. Miles de vehículos quedaron bloqueados varias horas. “Estalla la primavera catalana”, anunciaron los CDR en un comunicado, aludiendo a la llamada “primavera árabe” que hace siete años revolucionó varios países del norte de Africa y Medio Oriente.

El comunicado anuncia movilizaciones en todo el territorio, que “van a desbordar las previsiones y cambiar la mentalidad respecto a las vistas hasta el momento”, en protesta contra la “ocupación” de España y con un objetivo: “la construcción efectiva de la república”. También el partido antisistema Candidatura de Unidad Popular (CUP), una de las tres fuerzas independentistas que forman mayoría absoluta en el Parlamento catalán, publicó varias fotos de las protestas con el mensaje: “La primavera catalana comenzó!”.

De forma paralela, el 15 de abril se celebrará en Barcelona una “gran manifestación” en defensa de los independentistas presos o desplazados fuera de España convocada ayer por las dos principales entidades civiles soberanistas, cuyos ex líderes cumplirán ese día seis meses en prisión preventiva, y por sindicatos catalanes.

La plataforma convocante, que integra también a asociaciones de deportistas, actores y otros sectores, reclama que los problemas políticos tengan “una respuesta política y no una represiva”.

La nueva ola de movilizaciones llega un día después de que Puigdemont quedara en prisión preventiva en Alemania a la espera de que se decida su entrega a España, un trámite que podría durar de diez a 60 días. El ex presidente, que llevó hasta el extremo el plan independentista en Cataluña, fue detenido el domingo tras cruzar en auto la frontera norte de Alemania. El Tribunal Supremo español activó el viernes una orden europea de detención contra él.

El gobierno español insistió ayer en que la situación judicial es clara y no piensa interferir de ningún modo. “Alemania castiga la rebelión, la alta traición, con entre diez años y la prisión de por vida. No se trata de una cuestión española. Saltarse los cimientos de un Estado miembro también es delito en Alemania”, sostuvo el vocero del gobierno, Iñigo Méndez de Vigo. El ministro aludió también al Comité de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, que admitió a trámite una queja de Puigdemont en la que el ex presidente acusa a España de violar sus derechos políticos y civiles. “Ese comité no es un órgano jurisdiccional, y lo que hará será mandar una comunicación a España para que esta dé cuenta de la situación de Puigdemont, y es lo que haremos”, explicó Méndez de Vigo. El procedimiento completo podría durar varios meses. Puigdemont, que llevaba cinco meses viviendo en Bruselas, está acusado en España por rebelión y malversación. En total hay 25 líderes catalanes procesados por el plan soberanista, nueve de ellos ya en prisión preventiva en Madrid y otros seis fuera de España.

Fuente: La capital