“Si echamos vagos del Estado tendremos una guerra civil”, dijo un Diputado PRO con 10 familiares en la administración pública

Eduardo Amadeo explicó en una entrevista radial por qué el Gobierno no avanza con el “ajuste brutal” y “necesario” por la “paz social”, pero se olvidó de enumerar la decena de familiares que trabajan para el Estado

Eduardo Amadeo explicó en una entrevista radial por qué el Gobierno no avanza con el “ajuste brutal” y “necesario” por la “paz social”, pero se olvidó de enumerar la decena de familiares que trabajan para el Estado, y los cargos que tuvo desde los años noventa en adelante.

El diputado PRO, Eduardo Amadeo, declaró en una entrevista para Radio Cultura que “sin dudas hay empleados públicos innecesarios”, resultado de la administración kirchnerista que, según sostuvo, multiplicó por tres la cantidad total de servidores públicos. “Entre tantos horrores que hizo fue pagar vagos con el dinero de todos los argentinos”, y ahora, “si los echamos vamos a tener una guerra civil”.

Sin embargo, el legislador pasó por alto algunos datos más que relacionados con el tema que fervientemente condenó en la entrevista radial: tiene al menos diez familiares trabajando para el Estado, y él lo hace desde los noventa. Fue Presidente del Banco Provincia  (‘87-‘91); Secretario de Desarrollo Social (‘94-‘98); Embajador de Estados Unidos (‘00-‘03); y Diputado nacional (‘91-‘95; ‘09-‘13; ‘15-‘19).

El caso más resonante es el de su esposa, Beatriz Victoria Orlowski, que fue designada por el presidente Mauricio Macri el 14 de febrero de 2016 como Directora del Centro Nacional de Organizaciones de la Comunidad de la Unidad de Coordinación Técnica de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación. En tal cargo, cobra por año cerca de un millón de pesos: $978.088.

Su hijo Máximo y la esposa, también reciben sueldos que pagan todos los argentinos. Máximo se desempeña desde febrero de este año como Director Comercial de Aerolíneas Argentinas. María del Mar Abos Vidal, nuera del diputado, es arquitecta y paisajista del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde febrero de 2013.

Benjamín Amadeo, el otro hijo del legislador, también entran en la denominación de Eduardo, “vagos”. Benjamín el reconocido actor y cantante cobró del Gobierno de la CABA 90 mil pesos por su presentación en el Festival Ciudad Emergente, y 120 mil por un show que no duró más de 10 minutos en La Usina del Arte.

“Tres HC SRL”, es la empresa elegida por la primera dama, Juliana Awada, para decorar la Quinta de Olivos. Tal emprendimiento pertenece a María Dolores Caradonti es la nuera del diputado.

Natalia Orlowski, sobrina de Amadeo, también expresa su arte, pero en este caso, en intervenciones artísticas las estaciones de subte. Es que su esposo, Alberto Gowland es el ex vicepresidente de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), pero en 2017 fue nombrado como Síndico General de la Nación. El hermano de este último, Juan Ignacio Gowland, es Coordinador General de la Unidad Ministro de Ministerio de Modernización.

En el Ministerio de Defensa, en el cargo de Director de Empresas de la Dirección Nacional de Planificación y política Industrial para la Defensa, se desempeña Nicolás Orlowsky, sobrino político.

La prima del diputado, Graciela Amadeo, y su familia, son dueñas del 55 por ciento de las acciones de Ovoprost, la fábrica de huevo en polvo que forma parte del consorcio Proteinsa, a quien el gobierno, a través de una orden judicial, le otorgó el manejo de Cresta Roja.

Por último, Martín Patriarca, su yerno, es “Project Manager” del Tribunal de Cuentas de Entre Ríos, desde 2015.

Antecedente no muy lejano

En 2015 Eduardo Amadeo se vio envuelto en el escándalo del “niembrogate”. EL Diputado declaró por entonces: “No haría lo que hizo Niembro, nunca hice un contrato con el Estado (…) Yo no estoy en este mercado. Nunca hice un contrato con el Estado. Yo no lo haría nunca, yo produzco vacas yo no tengo nada que ver con el Gobierno”.

Pero, luego de que se revelaran los convenios y subsidios millonarios que recibió del Gobierno porteño que conducía Mauricio Macri, el entonces postulante del PRO en la provincia de Buenos Aires justificó esos vínculos.

Fuente: InfoNews