Subas del 78 por ciento interanual en el agua agudizan la crisis comercial rosarina

Representantes de galerías céntricas y de un shopping se reúnen hoy con el directorio del Enress. Piden que les coloquen medidores.

Representantes de galerías céntricas y de un shopping se reúnen hoy con el directorio del Enress. Piden que les coloquen medidores.

Comerciantes de galerías céntricas y un shopping se reunirán este mediodía con el directorio del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress) para solicitar que los acompañen en su pedido a Aguas Santafesinas S.A (Assa) y lograr que les coloquen medidores en esos centros comerciales. El objetivo es poder abonar el servicio por consumo y no por metro cuadrado como lo hacen actualmente, lo que derivó que en un año las tarifas hayan aumentado el 78 por ciento.

El pedido engloba a los comerciantes que tienen sus locales en las galerías Rosario, La Favorita, Mercurio, Independencia y el Shopping Palace Garden, donde el aumento de las tarifas de los servicios públicos como agua y luz, sumado a la baja de las ventas, están sumiendo al sector en una coyuntura económica muy compleja.

La que está canalizando sus reclamos y haciéndose eco de la difícil situación que atraviesan es la Asociación de Comerciantes del Casco Histórico. Su referente, Fabio Acosta, admitió que la coyuntura “es muy compleja. Realmente hay comerciantes a los que se les está haciendo muy difícil poder pagar los gastos centrales, la morosidad en estos pagos ha crecido mucho y la presión tributaria que recae sobre ellos es demasiada, en un momento económico complejo”, destacó.

Para muestra sobre un botón. Si en febrero del año pasado un local de 11 metros cuadrados de la galería Rosario pagó 291 pesos de agua, el mismo mes de este año esa factura ascendió a 518, 77 pesos. “Estamos hablando de un incremento interanual del 78 por ciento, lo que es realmente insostenible”, puntualizó Acosta.

El sector está solicitando que les coloquen un medidor de agua en el ingreso de cada galería. “Eso sin dudas sería una solución, porque permitiría que estos comerciantes paguen por lo que consumen y no por metros cuadrados”, destacó el referente de la Asociación Casco Histórico.

Es más, indicó que “muchos locales ni siquiera tienen una canilla y están pagando facturas de más de 500 pesos por el servicio”.

Flexibles

En el sector comercial remarcan que si Assa flexibiliza los trámites para que las galerías puedan contar con un medidor, entonces los locales pasarían a pagar una quinta parte de lo que hoy están abonando por el servicio.

“Sería una ayuda realmente importante. Estamos hablando de incrementos interanuales del 78 por ciento en el marco de una realidad muy dura, donde las ventas han caído mucho y se hace muy cuesta arriba pagar los impuestos, el alquiler y los gastos centrales”, señaló Acosta.

“Si se logra colocar un medidor en el ingreso de la galería, entonces la idea sería que después venga el proporcional para cada local desglosado en los gastos centrales. Como está planteado hoy, que es por metro cuadrado, realmente hay locales que están pagando facturas muy altas y se da la paradoja que ni siquiera tienen una canilla dentro del comercio”, graficó el dirigente.

Según remarcó, una de las galerías que logró que se le colocará un medidor de agua en el ingreso fue la galería Libertad. “Estuvieron años para lograrlo y hoy les ha sido muy beneficioso”, aseguró.

El referente del sector puntualizó que “en las galerías Rosario y La Favorita están teniendo muchos inconvenientes por este tema. Las boletas del agua son muy altas y esto ocasiona que haya locales que empiezan a atrasarse en el pago de las expensas”.

Acosta también remarcó que “deben flexibilizarse los requisitos para solicitar medidores de agua. “Se pide la copia del acta de asamblea de consorcio, con la conformidad de todos los consorcistas de someterse al régimen de micromedición, y que las mismas deben estar certificadas”, puntualizó.

Así, instó a las autoridades de Assa a “no someter a los administradores de los consorcios de las galerías a un eterno deambular por distintas oficinas para lograr que les coloquen un medidor. Esta colocación debería ser de rutina, la regla y no la excepción”, señaló el referente comercial.

Con ese objetivo hoy intentarán lograr el apoyo de las autoridades del Enress en esta cruzada. Si lo logran, será un paliativo más para hacerle frente a una realidad económica por demás de adversa.

Fuente: La CApital