Tras más anomalías administrativas intervinieron la comuna de Maciel

Desde hace un año había conflictos. Se designó a Mario Drovetta, quien estará hasta la asunción de las autoridades electas en los próximos comicios

Desde hace un año había conflictos. Se designó a Mario Drovetta, quien estará hasta la asunción de las autoridades electas en los próximos comicios

El gobernador, Miguel Lifschitz, finalmente firmó ayer al mediodía el decreto de intervención de la comuna de Maciel. Sucedió en medio de un nuevo reclamo gremial con paro por tiempo indeterminado, al cumplirse un mes del bloqueo de las cuentas oficiales y sumando un año de discusiones entre los cinco miembros electos.

La comisión en su totalidad fue reemplazada por un joven abogado con raíces en la localidad: Mario Tomás Drovetta. En consecuencia, por segunda vez en la historia de la localidad, y por decreto, se interrumpió la vida democrática de “la perla de la ruta 11”.

La mañana del martes se vio envuelta en una densa nube negra que evidenciaba un nuevo reclamo de los trabajadores comunales exigiendo el pago de su salario. El calor de las cubiertas pintaban de hollín las puertas del banco Santa Fe, frente a la comuna de Maciel, que bloqueó hace exactamente un mes las cuentas oficiales. En ese entonces, tal como narró LaCapital de su edición impresa del 9 de febrero de este año, el presidente comunal Pedro Tobozo presentó en la institución una presunta renuncia del tesorero Néstor Severo, y una nueva designación, que luego fue desacreditada con una contradenuncia en el Ministerio Público de la Acusación.

En ese contexto, la vocal Cristina Gómez y el mismo Severo dejaron constancia en la Justicia que, en apenas unas horas al habilitarse el cambio, se produjo el vaciamiento de cuatro millones de pesos.

Pero, para muestra basta un botón, manifiesta el dicho popular. En un recuento de insuperables relatos que envuelven violencia, denuncias cruzadas, destratos y ningún proyecto en común la comisión de cinco miembros dejó una estela de capítulos contados que lejos de ser ficción plasmaron un desconcierto general en todos los vecinos y los trabajadores.

Pasado el mediodía de ayer se oficializó el decretó 0449 en el que con la firma del gobernador Lifschitz se produjo la primera interrupción de un mandato electo por el pueblo en su gestión. Allí argumenta que por “serias dificultades de índole institucional que impide su normal y regular funcionamiento” se designa un interventor.

En diálogo con LaCapital, el ministro de Gobierno, Pablo Farías, confirmó la decisión tomada: “Hicimos todos los esfuerzos para agotar todas las instancias y tratar de corregir la función de la comisión comunal que siempre tuvo problemas, con la particularidad de que tres miembros no compartían las decisiones del presidente, que actuaba sin actas, sin el funcionamiento pleno de la comisión, y que cuando lograba normalizarse duraba muy poco tiempo, todas acciones nos llevó a tomar esta decisión”.

La compleja misión le fue encomendada a Drovetta, un abogado de 40 años que tiene sus raíces en la localidad. Sobre la designación Farías enfatizó: “Vamos a hacer las acciones necesarias para apoyar al interventor, que ocupa transitoriamente este lugar, no integra ninguna lista, sólo resolver este problema de su localidad de origen. Dentro de pocas semanas están las elecciones, los vecinos van a definir quién gestionará a futuro, la idea es que asuman las nuevas autoridades que elija la gente y que encuentren una comuna acomodad y en la mejor situación, con las cuentas claras, con los servicios públicos cumpliéndose, y demás, ese es el cometido del interventor”.

Sobre los objetivos inmediatos, el ministro ahondó: “El primer objetivo es normalizar el funcionamiento, resolver el problema con el personal que cobre lo que corresponde, realizando sus tareas, por otro lado se hará un análisis económico financiero de la situación, que se requirió varias veces pero nunca se supo con certeza, y darle transparencia de los recursos que son de los vecinos”.

Paro por tiempo indeterminado

Esta mañana los trabajadores decidieron levantar de las calles linderas a la sede institucional las cubiertas que pintaban el cielo con su reclamo. La decisión se tomó en una asamblea, tras el arribo de un integrante de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) que les acercó la decisión de la provincia de garantizarle en 48 horas el dinero adeudado.

La medida de fuerza no concluyó sino que se sostiene hasta tanto se acrediten sus haberes, pero será con concurrencia al lugar de trabajo en los horarios previstos.

De acuerdo a fuentes oficiales ayer mismo se hicieron presentaciones y acreditaciones para que desde mañana Drovetta pueda realizar la transacción.

Una continua agonía

En febrero de 2018, a casi tres meses de asumir el tesorero comunal, Severo, se diferenció del grupo de trabajo del jefe comunal Tobozo. Y, desde entonces, la comisión comunal se dividió en dos: Tobozo y su vice Patricia Bessonart y Severo, la vocal Gómez y el representante de la minoría, Daniel Lamboglia.

Dentro de los sucesos, que la mayoría consta en la Justicia, se puede mencionar la denuncia de desechar medicamentos aptos en el dispensario de Barrio San Cayetano, que hayan arrojado un “polvito” con presuntos elementos tóxicos en la puerta del galpón comunal, golpes y una restricción de acercamiento por violencia de género y hasta un atentado a la integridad del jefe comunal cuando fue emboscado en la zona rural en cercanías al cementerio y golpeado por varios hombres.

La Fiscalía evalúa la veracidad de cada uno de los hechos, pero la realidad impera que la administración comunal se convirtió mes a mes en una emboscada para conseguir pruebas contra los otros.

En ese contexto, el ministro de Gobierno creó la figura de la veedora, y la abogada Rocío Romero fue la encargada de realizar la gestión con el objetivo de lograr que los cinco puedan entablar una conversación en los plazos previstos. Quedó evidenciado que pese a los innumerables intentos, no se logró.

Por segunda vez

La memoria reciente de Maciel deja en manifiesto la intervención que dictó, también por decreto, el gobernador Jorge Obeid en los primeros días de enero del 2004. En ese entonces requirieron la acción del Poder Ejecutivo ante “la imposibilidad de constituir autoridades dentro de la comisión comunal por producirse paridad de votos entre dos candidatos a presidente, situación que conformaba una virtual acefalía”. Consideraron desde provincia “subvertido”, el régimen local. Asumió entonces Sergio Aníbal Rossi.

Apellidos repetidos

Los nombres parecen repetirse en la historia del pueblo del departamento San Jerónimo, ya que precisamente en esa lista que no logró gobernar aparecen tres candidatos hoy oficializados encabezando alternativas para dirigir la localidad: Roberto Ramella, Carlos Sosa y el reciente intervenido, Pedro Tobozo. Asimismo, luego del lapsus de aquel entonces, quien conquistó la confianza en las urnas y gobernó por más de una década fue el demócrata progresista Jorge Marucco, quien mostró sus intenciones de volver. En total habrá siete alternativas, de las cuales sólo dos se medirán en la Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso).

Notificación oficial

Ayer por la tarde, el secretario de Municipios y Comunas, Carlos Torres, junto con personal del área legal y el flamante interventor Drovetta le notificaron la decisión del gobierno de Lifschitz al gobierno electo, que asumió el 10 de diciembre de 2017.

La transición generó disconformidad por parte de los oficialistas, que se marcharon con decisión de pelear en la Justicia. Lo llamativo fue que en las calles a nadie le tomó por sorpresa la disposición.

Los vaivenes de las discusiones entre los cinco calaron tan hondo en el colectivo popular que no quedó margen para la sorpresa, sino más bien para un deseo común: “Que la situación mejore pronto”.

Fuente: La Capital