Volvieron a sentenciar a Lula a la cárcel y desde el PT denuncian una persecución

El expresidente brasileño sumó este miércoles una nueva condena -12 años y 11 meses de cárcel- por supuestos delitos de corrupción y blanqueo de dinero. "La persecución a Lula no para", denunciaron desde el partido de los Trabajadores.

El expresidente brasileño sumó este miércoles una nueva condena -12 años y 11 meses de cárcel- por supuestos delitos de corrupción y blanqueo de dinero. “La persecución a Lula no para”, denunciaron desde el partido de los Trabajadores.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), preso desde abril de 2018, sumó este miércoles una nueva condena, 12 años y 11 meses de cárcel por supuestos delitos de corrupción y blanqueo de dinero.

La sentencia de la jueza Gabriela Hardt, de primera instancia, se refiere a las supuestas coimas que el expresidente recibió de forma disimulada a través de la reforma de una finca situada en Atibaia (São Paulo).

Esta es la segunda condena que pesa contra el líder de la izquierda brasileña, que desde abril cumple otra sentencia de 12 años y un mes de cárcel determinada por la corte de apelación (el Tribunal Regional Federal de la 4º Región, de segunda instancia).

Según la Fiscalía, Lula recibió sobornos de las constructoras OAS y Odebrecht a través de la reforma y decoración de la citada finca, que solía frecuentar con su familia los fines de semana y en su tiempo libre, aunque en realidad era propiedad de un amigo, Fernando Bittar.

Los procuradores aseguraron que las empresas costearon reformas por valor de 850.000 reales (229.000 dólares) en esa propiedad.

A cambio, el expresidente habría ayudado a mantener en sus puestos de Petrobras a los directivos que manejaban los fraudulentos contratos millonariosde la petrolera semiestatal con las constructoras.

Los abogados de Lula aseguran que no hay pruebas que vinculen las reformas con el esquema corrupto de Petrobras, y defienden que el expresidente es víctima de una persecución jurídica.

Dado que se trata de una sentencia en primera instancia, la defensa de Lula podrá recurrir.

En tanto, el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil criticó la nueva sentencia dictada contra Lula.

“La persecución a Lula no para; una segunda condena fue proferida exactamente cuando crece la posibilidad de que Lula sea Nobel de la Paz”, escribió en Twitter la presidenta del partido, Gleisi Hoffmann.

La dirigente añadió que, en la memoria del pueblo y de la historia, “Lula siempre será mayor que sus verdugos”.

La jueza Gabriela Hardt (sustituta del juez Sérgio Moro, ahora ministro de Justicia en el Gobierno de Jair Bolsonaro) publicó esta segunda sentencia.

Fuente: InfoNews