Dineros y propiedades de Pinochet deberán volver al Fisco chileno

La abogada de derechos humanos y viuda de una de las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), Carmen Hertz, dijo que "en algo se hace justicia".

La abogada de derechos humanos y viuda de una de las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), Carmen Hertz, dijo que “en algo se hace justicia”.

La actual diputada comunista valoró el fallo de la Corte Suprema que ordena devolver al Fisco 5,1 millones de dólares y propiedades de la fortuna mal habida de Pinochet Ugarte. El máximo tribunal acogió un recurso de casación presentado por Hertz y el Consejo de Defensa del Estado, luego que el año pasado la Corte de Apelaciones de Santiago revirtiera el fallo del juez Manuel Valderrama, que investigó el origen del patrimonio del dictador.

La indagación se abrió luego que un comité del senado estadounidense descubriera en 2004 que Pinochet ocultaba bajo seudónimos cuentas en el Banco Riggs.

Los legisladores estadounidenses perseguían rastros de financiamiento del terrorismo internacional -tras el ataque a las Torres Gemelas-, pero terminaron encontrando 125 cuentas -hasta entonces secretas- que mantenía Pinochet y sus colaboradores, por 21 millones de dólares.

“En algo se hace justicia respecto a la ilegalidad del patrimonio de Pinochet que defraudó al Fisco chileno, es decir, a todos nosotros”, afirmó Hertz, en diálogo con ANSA. Planteó que “es de esperar que parte de este dinero sea utilizado en el innegable aporte reparatorio que debe haber para las víctimas de torturas y prisión política bajo la dictadura”.

El gobierno de derecha de Sebastián Piñera retiró del Parlamento el proyecto de reparación presentado por el gobierno saliente de Michelle Bachelet, aduciendo falta de financiamiento. Hertz comentó que los 5,1 millones de dólares son “una parte muy ínfima de la fortuna de Pinochet, pues sólo en las cuentas falsas hablaba de muchos millones de dólares más, sin tomar en cuenta las sociedades de papel que formó el dictador”. La abogada, que junto a su colega Alfonso Insunza fueron los primeros querellantes del Caso Riggs, señaló que quedó “sin investigar la venta ilegal de armas por la cual recibieron comisiones los secuaces de Pinochet. Esta investigación debería haber sido más acuciosa”.

Recordó que los primeros jueces asignados fueron apartados, Sergio Muñoz y luego Carlos Cerda, quien hoy dejó el Poder Judicial al cumplir la edad límite de 75 años. El acucioso ministro Cerda procesó y encarceló a la viuda, Lucía Hiriart, y los cinco hijos de Pinochet por malversación de caudales públicos. Hertz rescató que este caso “fue importante para la sociedad chilena, porque fue el Senado estadounidense el que alertó. Ni el Servicio de Impuestos Internos ni el Consejo de Defensa del Estado habían investigado la fortuna de Pinochet. Recordemos que era un empleado público, por lo que era milagroso que hubiera acumulado un patrimonio de este tipo”. El fallo del máximo tribunal -4 contra 1- es inapelable.

Mañana, los ministros de la Corte Suprema definirán el comiso y cuáles serán las propiedades de Pinochet -avaluadas en 8 millones de dólares- que deberá devolver al fisco, pues aún no estaría claro el listado.

Según un informe de la Universidad de Chile, el patrimonio del dictador ascendería a 21 millones de dólares, de los cuales 17,8 no tendrían justificación. La familia Pinochet disputaba en tribunales el usufructo de la fortuna luego que se estableciera la responsabilidad en calidad de autor del ex militar por malversación de caudales públicos, pero se lo sobreseyó a causa de su muerte, el 10 de diciembre de 2006.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, apoyó el planteamiento de Hertz y afirmó que los dineros deben servir como reparación para las víctimas del “terrorismo de Estado”.

En cambio, el diputado oficialista de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI), Ignacio Urrutia, sostuvo que las sumas aludidas corresponden a una “donación de empresarios” a Pinochet, por lo que sí son heredables.

Fuente: Tucumán Hoy