La Pampa: Preocupa al gobierno exceso de empleados en los municipios

bacheo

El gobierno de Carlos Verna está preocupado por una herencia que dejó la gestión anterior de Oscar Mario Jorge: la planta sobredimensionada de empleados públicos que tienen los municipios. En ese sentido, la mayoría de las comunas debe ser asistida por el Estado provincial para subvencionar a los agentes locales y puedan pagar los aguinaldos y sueldos.

El ministro de Hacienda, Ernesto Franco, está analizando por estas horas los pedidos que han hecho las comunas en los últimos días para poder abonar el medio aguinaldo de fin de año. Las solicitudes de adelantos de Coparticipación llegan en ese marco a los 80 millones de pesos aproximadamente, según informaron fuentes gubernamentales a LA ARENA. La mitad, 40,5 millones de pesos, corresponde a Santa Rosa, que es el caso más extremo.

La comparación con los fondos pedidos hace seis meses, en junio, por los jefes comunales con el mismo propósito muestra el deterioro de las cuentas municipales en los últimos tiempos. En ese momento se giró unos 30 millones de pesos, o sea que en medio año los requerimientos de dineros a la Provincia crecieron más del 150 por ciento.

La preocupación de Verna y sus funcionarios es que después de ocho años de gobierno de Jorge los municipios están desbordados por el ingreso de nuevos empleados públicos y con el paso del tiempo esta problemática se ha ido agravando. Por dar dos ejemplos, en Quehué hay cien empleados municipales para menos de 500 habitantes y en La Maruja unos 190 para unos 1.200, según el Censo de 2010.

Las fuentes indicaron que además de Santa Rosa que pidió 40,5 millones de pesos y de General Pico que solicitó 7 millones hay comunas muy comprometidas en sus arcas que han pedido adelantos de Coparticipación, pero que ya están pagando anteriores envíos, por lo que seguirán endeudadas con la Provincia.

Entre las comunas con los números “en rojo” se mencionaron a Ataliva Roca, Catriló, Colonia Barón, Embajador Martini, Guatraché, Ingeniero Luiggi, La Maruja, Winifreda, Miguel Cané, Miguel Riglos, Quehué, Rancul, Realicó, Toay y 25 de Mayo. Además de la mayoría de las localidades del oeste provincial, que tienen baja recaudación.

Las fuentes gubernamentales igualmente destacaron dos casos de ciudades que mejoraron su situación económica, como General Pico, que antes pedía mucho más que Santa Rosa, y General Acha, que ha equilibrado los números en los últimos años.

Cortan horas extras en la comuna

Las autoridades municipales decidieron cortar en diciembre con el pago de horas extras, que se calcula en más de tres millones de pesos mensuales, para poder afrontar la deuda que dejó como herencia la gestión de Luis Larrañaga y que se calcula en más de 200 millones de pesos. Desde la intendencia se informó que igualmente se pagan horas extras de los empleados que hacen guardias y de quienes están en la calle, como los inspectores de tránsito. Pero se dejaron de abonar otras de sectores administrativos. “No es un ajuste, la decisión es simplemente para poder llegar a pagar los sueldos y aguinaldos, sobre todo cuando tuvimos que pedir adelantos de coparticipación a la Provincia que llegan a más del 60 por ciento de los fondos que necesitamos para afrontar los salarios de diciembre”, indicó una fuente del municipio consultada por LA ARENA.

Ahora la gestión de Larrañaga espera una repuesta a su pedido de 40,5 millones de pesos que hizo a la Secretaría de Asuntos Municipales en concepto de adelanto de Coparticipación para afrontar los sueldos y aguinaldos de los empleados que conlleva una masa salarial del orden de los 60 millones de pesos.

La nota fue entregada la semana pasada y hoy iba a comenzar a ser tratada por el ministro de Hacienda, Ernesto Franco, según indicaron fuentes de la gobernación. De acuerdo a las fuentes de la comuna, el municipio solo tiene unos 20 millones de pesos para afrontar el pago de fin de año.

Fuente: La Arena