Los incendios en el centro del país arrasaron más de 600 mil hectáreas

Los productores de la región calificaron de “desesperante” la situación. Nación envió asistencia.

Los productores de la región calificaron de “desesperante” la situación. Nación envió asistencia.

Los múltiples focos de incendio que se reavivaron el fin de semana último en La Pampa, Río Negro y el sur de Buenos Aires a causa de los fuertes vientos, ya arrasaron más de 600 mil hectáreas y generaron una situación que los productores de la región calificaron de “desesperante”, mientras comenzó el envío de asistencia a la zona para combatir el fuego.

El Gobierno nacional envió ayer a La Pampa un equipo de brigadistas del Servicio de Manejo del Fuego (SMF) con el propósito de reforzar el combate contra el incendio forestal que afecta miles de hectáreas en esa provincia y que se intensificó especialmente en la localidad de La Adela.

Por su parte, los ministerios de Seguridad y de Ambiente y Desarrollo Sustentable siguen prestando colaboración con Defensa Civil, bomberos y personal de Manejo del Fuego de la provincia, que tienen a su cargo el comando de las tareas.

Los incendios rurales que, en algunas zonas de La Pampa se registran desde mediados de diciembre, continúan siendo combatidos intensamente por personal de bomberos y defensa civil, pero los intensos vientos y las altas temperaturas que se registran en la región dificultan esta tarea.

Son seis los focos que continúan activos en el oeste de La Pampa, donde las llamas quemaron en los últimos días más de 300.000 hectáreas y causaron una gran mortandad de animales, al tiempo que fue cortado un tramo de la ruta nacional 22, entre La Adela y Río Colorado por el denso humo.

Colonia La Pastoril y La Adela son las localidades más afectadas, donde entre el sábado y domingo se iniciaron “más de 30 incendios”, según confirmó el subdirector de Defensa Civil, Damián Bollak, quien detalló que “a última hora del sábado había 18 focos declarados, por suerte las condiciones climáticas nos ayudaron y apagaron un gran número”.

El funcionario explicó que mientras personal de Defensa Civil y de Bomberos Voluntarios, controlaron la mayoría de los focos y de mayor magnitud, “de los más pequeños se hicieron cargo los productores rurales, que los lograron controlar”.

Asimismo, explicó que aún el personal sigue trabajando para extinguir completamente los focos restantes y que cuentan con el apoyo de “un helicóptero observador y un avión hidrante” y se trabaja “casi sin descanso desde la semana pasada con gran capacidad de respuesta” para combatir los incendios que, “si el clima nos lo permite, esperamos que en el transcurso de la semana estén todos controlados”.

Por su parte, el director del Distrito 11 de Federación Agraria Argentina, Alcides Haure, calificó la situación en el sur de la provincia de Buenos Aires como “desesperante” ya que el fuego destruyó ya unas “200 mil hectáreas de 4 distritos”.

“Estamos muy complicados y el panorama es desolador”, sostuvo y explicó que las llamas provocaron una destrucción total del terreno y las “pérdidas económicas son millonarias”.

Haure remarcó que “no menos de 200 mil hectáreas han quedado arrasadas por el fuego y los partidos más afectados son Patagones, Villarino, Puán y Bahía Blanca” y exigió a las autoridades “una urgente política de control de incendios” al tiempo que denunció que “hay un solo avión hidrante en Tornquist que tiene un alcance de 40 kilómetros”.

“La mala política hacia el campo y las sequías, desplazaron a productores del sistema, los campos están abandonados y los alambrados empastados. Cuando la gente llega al lugar ya no hay tiempo de sacar la hacienda”, añadió.

En tanto, el director y coordinador bonaerense por la Federación Agraria Argentina (FAA), Jorge Solmi, publicó a través de su cuenta de Twitter, una foto de la situación y agregó “esto pasa en el sudoeste bonaerense y no está lo suficientemente visible. Mientras los productores denuncian que hay un solo avión hidrante en la zona”.

En el departamento rionegrino de Adolfo Alsina fueron consumidas por las llamas 14 mil hectáreas, según confirmó la Estación Experimental Agropecuaria Valle Inferior del Río Negro (EEA) perteneciente al Inta, y detalló además que el fuego destruyó 179 mil hectáreas en Conesa, 273 mil en Pichi Mahuida y en Patagones, 77 mil.

El Laboratorio de Teledetección de la EEA Valle Inferior informó mediante una imagen Modis las 543 mil hectáreas quemadas en los últimos quince días, sobre la zona este de la provincia de Río Negro, que fue afectada por los rayos provocados por las tormentas eléctricas, desatadas desde el 21 de diciembre pasado.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, anunció esta tarde que mañana será declarada la emergencia agropecuaria en la provincia como consecuencia de los incendios que ya afectaron unas 543 mil hectáreas en los últimos quince días, sobre la zona este del territorio rionegrino.

“Cambió el viento, estamos teniendo viento sur, el fuego volvería sobre el área quemada, si el viento juega como está jugando hoy, al anochecer podemos decir que no hay incendios vivos”, explicó.

En el informe oficial, se diagnosticó que “las tormentas eléctricas, el gran calor, la falta de lluvias y la abundancia de pastos, sumadas a las pocas medidas de prevención utilizadas, hace que sea muy difícil establecer mecanismos de control preventivo, por lo que se augura un enero complicado”.

A la imagen se le suma el catastro para una mejor orientación donde las áreas oscuras muestran la zona afectada de los últimos incendios y se destacaron los puntos rojos que es “fuego en actividad”.

Fuente: El Esquiu