En kayaks entre los témpanos del Upsala

El Glaciar Upsala, ubicado sobre el Brazo Norte del Lago Argentino, se impone con su enorme tamaño y anuncia con su belleza que también forma parte del Parque Nacional Los Glaciares.

El Glaciar Upsala, ubicado sobre el Brazo Norte del Lago Argentino, se impone con su enorme tamaño y anuncia con su belleza que también forma parte del Parque Nacional Los Glaciares. Navegarlo es un desafío casi único en el mundo.

Con un largo de 50 kilómetros y un ancho de 10 kilómetros, el Upsala es el mayor campo de hielo y avanza sobre espejos de agua que quitan el habla a quien lo ve por primera vez. Un paseo por estas aguas es una experiencia excepcional, tanto por la dificultad de maniobrar un kayak sorteando los grandes bloques de hielo que flotan en las azules aguas del Lago Argentino, como por el impacto que causa el paisaje de los bosques patagónicos como principal escenografía de la aventura.

Es famoso mundialmente por la gran cantidad de enormes bloques de hielo que rompen y que quedan a flote. En un imperdible recorrido se pueden observar los icebergs que flotan como gigantes balsas de hielo en las aguas del Lago Argentino, y que se agrupan unos con otros.

La excursión se puede hacer todo el año sin distinción de temporadas, según ofrece como propuesta la firma Calafate Mountain Park (CMP). El programa Upsala Kayak Experience se realiza íntegramente en el canal Upsala del Lago Argentino y permite navegar en kayaks de travesía dobles con la posibilidad de avistar Icebergs gigantes, siempre siguiendo todos los protocolos de seguridad. Se trata de una excursión con guías profesionales y con grupos pequeños de pasajeros. La excursión guiada en kayak en la Patagonia tiene una duración de 2 horas aproximadamente, la misma es de paleo lento y adaptado al nivel del grupo y de las condiciones del entorno.

Durante el trayecto se podrán observar especies representativas de la fauna y flora de la zona (cóndores, águilas, vacas salvajes, ñires, lengas) así como pasar muy cerca de numerosos acantilados y grandes montañas.

El glaciar Upsala, al que se puede acceder a través por el canal del mismo nombre, es el segundo más grande de Argentina que se eleva hasta los 60 metros de altura sobre el lago Argentino en el Parque Nacional Los Glaciares.

Debe su nombre a la ciudad sueca cuya Universidad patrocinó en 1908 el primer estudio glaciologico de la región.

Quienes se animan a esta aventura son llevados en micro desde El Calafate hasta el Puerto de Punta Bandera, lugar donde los estarán esperando expertos guías que invitarán a los visitantes a subir a bordo del ferry que navegará durante tres horas por el lago, tiempo en que son convidados con dulces y bebidas calientes.

La aventura en kayak comienza con unas breves nociones sobre el uso del equipo de remo y los protocolos de seguridad, y en función de las condiciones meteorológicas y los icebergs, se desembarca en la orilla rocosa para explorar las aguas del Canal de Upsala y la bahía Onelli en su kayak doble.

Después del calentamiento comienza la visita guiada en la que se rema durante dos horas aproximadamente, dependiendo de las condiciones, y los guías profesionales adaptan el ritmo del recorrido al nivel de destreza y capacidad física de su grupo de aventureros.

Los que se atrevan a este desafío pueden navegar entre los bloques de hielo, sobre un agua helada a la que se llega con un traje seco, aislante, muy complicado de colocar pero vital.

La primera dificultad es que el tiempo esté bueno para poder llegar al glaciar ya que el viento a veces impide el necesario acercamiento del barco al hielo.

Una vez arribados, hay que meterse dentro del traje seco y finalmente, ya en el kayak, dominar el método para enderezar el bote por si se llega a dar vuelta, ayudado con el remo y los abdominales.

Navegar frente al glaciar “es un placer casi tan intenso como el frío que emanan los hielos”, dijo un visitante cordobés que se animó a disfrutar de la experiencia.

Una vez de regreso los ya experimentados kayaquistas deberán maniobrar para quitarse el dificultoso traje, comentar con admiración lo vivido, y despedirse de sus eventuales compañeros de aventura.

Además de esta experiencia, hay otro recorrido que realiza la empresa a los denominados “Balcones de Calafate” que se hace en un vehículo todoterreno, y que tras ascender a un monte ubicado a 1.600 metros sobre el nivel del mar, permite unas vistas panorámicas privilegiadas de la ciudad.

También hay circuitos para hacer en motos de nieve o cuatriciclos, depende de la temporada, o realizar caminatas hasta una confitería que se encuentra en el lugar, especial para un reconfortante almuerzo o una romántica cena.

El costo de la excursión de kayak al glaciar Upsala es de 420 dólares, lo que incluye el traslado desde El Calafate o El Chaltén y el recorrido en barco para el acercamiento.

Fuente: El Patagònico