Una familia rosarina necesitó $ 15.300 para no ser pobre

El indicador del costo de vida en los sectores populares de Rosario elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz y por el equipo de trabajo de la la diputada santafesina Lucila De Ponti

El indicador del costo de vida en los sectores populares de Rosario elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz y por el equipo de trabajo de la la diputada santafesina Lucila De Ponti arrojó una variación del 2,5% entre noviembre y diciembre de 2016, sobre el costo de las necesidades básicas que comprende alimentos, vestimenta, servicios de vivienda y transporte, educación y salud. Esta canasta básica de verano en los barrios trepó a $15.330 en el último mes de 2016 para una familia de cuatro integrantes.

El costo de los alimentos subió un 3,15%, donde se destaca el aumento en los lácteos (+7,78%) y las frutas y verduras (+3,85%). El resto de los componentes de la canasta tuvieron un incremento similar al promedio.

Así, en diciembre un adulto necesitó $ 2.012 y una familia $6.216 para cubrir sus necesidades básicas alimentarias de verano y no caer debajo en la indigencia. La canasta básica total de verano de una familia de clase media alcanzó los $18.836 en diciembre.

Aunque una familia contase con dos salario mínimo, vital y móvil ($ 7.500), le faltarían $3.700 para alcanzar un consumo similar al de la clase media en verano.

Una empleada de casa particular no llega a cubrir con su sueldo una canasta básica construida para un consumo modesto. El salario básico promedio de ésta de tareas generales es de $11.500, con lo cual se requiere un incremento del 33% en dicho salario para poder cubrir la canasta básica de una familia.

Los obreros de la construcción, para llegar a una pauta de consumo de clase media, deberían trabajar poco más de 12 horas diarias, dado el salario de éstos últimos (para un oficial jornalizado con trabajo estable de 9 horas diarias) que es de $13.684.

Los empleados de comercio deberían cobrar al menos a $5.000 más para acceder a una canasta de consumo de clase media, dado el salario de bolsillo de un empleado de comercio Administrativo “A” sin antigüedad, que cobra alrededor de $13.300.

En relación al monto que se percibe por Asignación Universal por Hijo, el monto actual de $1.103 no es capaz de cubrir las necesidades alimenticias de infantes mayores de 6 años.

Además, el monto de la asignación sólo cubre 63% de la dieta de un menor de 6 años.

Fuente: La Capital Rosario