Se inició en Quito el diálogo de paz entre el gobierno colombiano y el ELN

Los delegados se instalaron formalmente en las afueras de Quito una mesa de diálogo con el objeto de desembocar en un acuerdo definitivo de paz.

Los delegados se instalaron formalmente en las afueras de Quito una mesa de diálogo con el objeto de desembocar en un acuerdo definitivo de paz.

Delegados del gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda mayor organización guerrillera del país, instalaron formalmente en las afueras de Quito una mesa de diálogo con el objeto de desembocar en un acuerdo definitivo de paz.

El acto, en la hacienda colonial Cashapamba, una propiedad de la comunidad jesuita ubicada a unos 25 kilómetros de la capital ecuatoriana, fue encabezado por los jefes negociadores de ambas partes, el ex ministro y ex embajador Juan Camilo Restrepo, por el gobierno, e Israel Ramírez, alias Pablo Beltrán, integrante del Comando Central del ELN.Junto a ellos se ubicó en la mesa el canciller anfitrión, Guillaume Long, ante unos 150 invitados especiales de todo el mundo y unos 60 periodistas, según describió el diario bogotano El Espectador.El primer discurso estuvo a cargo de Restrepo, quien pidió al ELN que abandone la práctica del secuestro. “Sin esta decisión será muy difícil avanzar en la construcción de acuerdos”, advirtió.”Quiero aprovechar esta ocasión para invitar al ELN a darle hoy la mejor noticia a los colombianos con su renuncia pública al secuestro”, delito que “fue, ha sido y será injustificable”, señaló Restrepo.El funcionario resaltó que “Colombia, la comunidad internacional aquí presente y las familias de quienes aún continúan secuestrados por el ELN esperan prontamente este anuncio”.Asimismo, sostuvo que los equipos negociadores actuarán con fidelidad a la agenda pactada en marzo del año pasado y que esos temas se abordarán con “celeridad y rigurosidad” sin que ello signifique que se alcanzará “una paz exprés”.”No venimos a esta mesa a explorar, ya la fase exploratoria quedó atrás”, aseguró Restrepo.”El objetivo de esta mesa es, cito el texto, ‘suscribir un acuerdo final para terminar el conflicto armado y acordar transformaciones en búsqueda de una Colombia en paz y equidad'”, para lo cual “evitaremos caer en discusiones interminables, en un marasmo de conversaciones o en un permanente estado dialogante”, indicó.”Estamos ya en un camino, debemos recorrerlo y estamos decididos a hacerlo”, aseguró el funcionario.Entre los asistentes a la ceremonia se contó el ministro del Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo, cuyo padre, el médico y senador Jorge Cristo, fue asesinado por el ELN el 8 de agosto de 1997, por lo cual el Estado colombiano fue condenado en 2015 a indemnizar a la familia y pedir perdón público por su “desprotección”.Un año antes, el ex guerrillero Gerardo Bermúdez, alias Francisco Galán, que fue uno de los líderes del ELN, pidió perdón al ministro Cristo por el asesinato de su padre, durante un foro por la paz.Cristo dijo que viajó a Quito para participar de la instalación de la mesa de diálogo por invitación del presidente Juan Manuel Santos y porque cree que sin perdón en Colombia no habrá paz.”Quiero creer que en esta oportunidad el ELN sí tiene la decisión de abandonar la violencia; por nuestros hijos ojalá sea así”, indicó, citado por la agencia EFE.Las partes han aceptado que no será una negociación fácil y más cuando se va a negociar en medio del conflicto, aunque desde distintos sectores han pedido que se decrete una tregua bilateral para el desarrollo más acelerado de las conversaciones. Tras el acto de hoy, mañana empezará en firme la negociación y este primer ciclo podría durar un poco más de 40 días para definir los modos de participación social en las negociaciones y el desescalamiento del conflicto. Sucederá más de tres meses después de que se frustrara el primer intento de instalación de la mesa pública y luego de casi un año de que se conociera abiertamente el acuerdo sobre los diálogos alcanzado por las partes. Se trata de la continuación de un trabajo que comenzó en enero de 2014 con los diálogos exploratorios que se realizaron en Ecuador, Brasil y Venezuela -con el acompañamiento de los gobiernos de Cuba y Chile- y que sólo se hizo público en marzo de 2016, cuando las partes dieron a conocer el acuerdo y la propuesta de una agenda de seis puntos como hoja de ruta para las discusiones en la mesa. Sobre el punto de acuerdos humanitarios, la ministra de Trabajo, Clara López, quien se sumó a la delegación del gobierno en calidad de negociadora, aclaró que estas últimas cuestiones, como la liberación del soldado Fredy Moreno, que se produjo ayer, “permiten que la mesa avance”. “Es una muestra y buen augurio porque los gestos humanitarios son los que generan confianza en el proceso”, agregó, citada por el diario El Espectador. Aludía así a la última liberación de un secuestrado que, junto a la del ex congresista Odín Sánchez y la de dos guerrilleros que integrarán la delegación del ELN. Juan Carlos Cuéllar y Eduardo Martínez, así como el indulto a otros dos por razones de salud, Nixon Cobos y Leivis Valero, permitieron superar la impasse que frustró hace tres meses el inicio de esta etapa.

Fuente: Uno Mendoza