La Afip detectó altos índices de trabajo en negro en bares y restaurantes rosarinos

La informalidad laboral fue hallada durante operativos realizados en las últimas semanas en la zona norte y en poblaciones aledañas.

La informalidad laboral fue hallada durante operativos realizados en las últimas semanas en la zona norte y en poblaciones aledañas.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) detectó un “alto nivel de informalidad laboral” en emprendimientos gastronómicos de Rosario y la región. En las inspecciones realizadas en las últimas semanas en la zona norte de la ciudad y localidades costeras aledañas se encontraron irregularidades en la situación de seis de cada diez empleados. Los operativos fueron llevados a cabo por la Dirección Regional Rosario del organismo en 29 bares y restaurantes durante las últimas semanas.

A través de un comunicado, el organismo detalló que se relevaron 177 trabajadores de comercios del rubro, de los cuales 99 tenían irregularidades en su registración. Dentro de las cifras de la informalidad se destaca que 50 empleados no se encontraban declarados y que seis establecimientos trabajaban con la totalidad de los empleados en negro.

Los locales inspeccionados en los que se registraron violaciones son pasibles de las multas previstas por las normas propias del Régimen de Seguridad Social, además de corresponder su inclusión en el Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales (Repsal), según informaron.

La Afip explicó que cuenta con una herramienta para la fiscalización denominada IMT (Indicador Mínimo de Trabajadores), que permite calcular la cantidad de empleados necesarios para desarrollar la actividad, teniendo en cuenta los servicios que brinda el local gastronómico y los turnos de apertura. También adelantó que continuará realizando, en el marco del Operativo Verano, estos controles a establecimientos gastronómicos con gran concurrencia durante la presente temporada estival.

Desde la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario (Aehgar) se mostraron asombrados con el número, que consideraron “muy elevado”. Y expresaron: “Es una sorpresa esta cantidad, porque hoy por hoy la situación de la regularidad de los empleados es un tema de importancia a los efectos de tener los establecimientos gastronómicos abiertos y debidamente habilitados”, declaró Carlos Mellano, titular de la cámara que nuclea a los empresarios del sector.

Sin embargo, atribuyó el fenómeno a la época del año, pero también a los elevados impuestos que debe afrontar el rubro. “Puede tener que ver con una cuestión estacional —especuló— porque en verano hay más presencia de empleados temporales, que a veces pueden estar no registrados cuando tenés demanda sólo el fin de semana”.

El dirigente señaló: “Aspiramos a que la gente tenga a los trabajadores en blanco, siempre dentro de las posibilidades, porque la presión fiscal es muy grande, de un 42 por ciento y eso está reconocido por el propio gobierno, lo que claramente no justifica que la gente no esté registrada”, explicó. Y agregó: “Hay que bajar los impuestos porque ningún local quiere tener a la gente no anotada, las multas son muy importantes. Que la Afip detecte irregularidades en un negocio es como cazar en el zoológico”.

Fuente: La Capital Rosario