El FMI no cree en las promesas de Macri

Según el Fondo Monetario Internacional, en 2017 la inflación se ubicará en 25,6 por ciento, casi nueve puntos por encima de las estimaciones del Banco Central.

Según el Fondo Monetario Internacional, en 2017 la inflación se ubicará en 25,6 por ciento, casi nueve puntos por encima de las estimaciones del Banco Central. El organismo también pronostica que el crecimiento de la economía estará por debajo de las proyecciones oficiales.

Al presentar su Panorama Económico Mundial en Washington, el Fondo Monetario Internacional (FMI) desmintió el pronóstico del Banco Central, que asegura que este año la inflación rondará entre el 12 y el 17 por ciento. Para el FMI, la inflación argentina se ubicará en 25,6 por ciento, más de ocho puntos por encima de las estimaciones oficiales. En 2018 rondaría el 19 por ciento, todavía por encima de las proyecciones oficiales.

El Fondo había estipulado en octubre del año pasado que este año la inflación alcanzaría el 20,5 por ciento pero ahora empeoró sus pronósticos en cinco puntos. Las discrepancias con las proyecciones oficiales también se reflejan en el crecimiento anual, porque el FMI considera que llegaría a 2,2 por ciento este año en curso, lejos también del 3,5 previsto por las autoridades nacionales.

“Tras contraerse el año pasado, la actividad tiene visos de expandirse en Argentina en 2,2 por ciento en 2017 gracias al aumento del consumo y la inversión pública, y en 2,3 por ciento en 2018, a medida que vayan recuperándose la inversión privada y las exportaciones”, explicó el organismo en el tradicional informe que se publica dos veces al año con las proyecciones sobre la economía mundial.

Más allá de los pronósticos detallados de nuestro país, el ente también redujo la expectativa de crecimiento para toda América Latina a un 0, 6 por ciento este año y a 1,8 por para 2018, ante una recuperación menos enérgica de lo esperado por “persistentes incertidumbres y estancamiento de las materias primas”.

De acuerdo con el documento, las economías latinoamericanas registrarán una “recuperación más frágil de lo esperado” y encaran 2017 expuestas a riesgos que frenan su capacidad de crecimiento.

Fuente: Página 12