En Brasil, 82% reclama el despido de ocho ministros

El 82% de los brasileños quiere que el presidente Michel Temer despida a ocho ministros envueltos en la causa Lava Jato, que reveló la red de corrupción más poderosa descubierta en los últimos años en Brasil.

El 82% de los brasileños quiere que el presidente Michel Temer despida a ocho ministros envueltos en la causa Lava Jato, que reveló la red de corrupción más poderosa descubierta en los últimos años en Brasil.

 

Para el 82% de los entrevistados por la consultora Datafolha, el mandatario debería dar de baja a ocho ministros, entre ellos sus dos principales espadas políticas: el jefe de gabinete, Eliseu Padilha, y el secretario general de la Presidencia, Wellington Moreira Franco.

El sondeo, publicado ayer en el diario Folha de San Pablo, reveló que los brasileños están al mismo tiempo hartos y resignados ante el lodazal de corrupción que enchastró a toda la clase político, desde el conservador Partido Movimiento Democrático Brasileño y el izquierdista Partido de los Trabajadores.

Esta sensación de hastío es lo que surge en las respuestas de los entrevistados que en un 51% respondieron que por más que se esfuerce, el equipo de jueces y fiscales de la causa Lava Jato no podrá erradicar la corrupción de Brasil.

Conducido por el juez de primera instancia Sergio Moro, Lava Jato condenó y apresó al empresario más importante del país, Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora que lleva su nombre.

Marcelo Odebrecht y otros 77 exejecutivos de la firma accedieron a realizar delaciones premiadas ante la Procuraduría General de la República en las que denunciaron a los ocho ministros que el público quiere que sean echados y Temer confirmó en sus cargos el mes pasado.

Además la consulta realizada por Datafolha entre los días 26 y 27 de abril demostró que el “73% de los entrevistados entiende” que el presidente Temer “tuvo participación directa” en el esquema de corrupción.

Folha de San Pablo escribió ayer que en 2010 Temer habría sido el anfitrión de una reunión de dirigentes del PMDB con ejecutivos de Odebrecht en el que se pactó el pago de un soborno de 50 millones de dólares.

En aquel año, 2010, Temer era el presidente del PMDB y esa reunión fue mencionada por dos exejecutivos de Odebrecht en sus delaciones premiadas ante la Procuraduría.

Poco después, esas denuncias fueron liberadas para su publicación en la prensa que -durante más de una semana- se ocupó de ventilar revelaciones sobre la complicidad entre políticos y empresarios para estafar a la petrolera estatal Petrobras, en el escándalo conocido como “Petrolao”.

La encuesta de Datafolha publicada hoy se realizó tras la divulgación de las confesiones de los arrepentidos que indican a Temer como el articulador del pago de esa “propina” para facilitar un contrato de Odebrecht con Petrobras por más de 800 millones de dólares.

Otro segmento de esa misma consulta fue publicada esta semana y en ella se detectó que la popularidad del mandatario cayó al 9% y que su rechazo trepó al 61%.

Los problemas de imagen de Temer, señaló Datafolha, están relacionados en parte a que el público lo asocia a los negocios ilegales ocurridos en el “Petrolao”.

Fuente: Tucumán Hoy