Catamarca: Escuelas municipales chacareras con más matrícula que las provinciales

Escuelas como la Nº 202 'Wilfrido Rojas' fue en su momento la de mayor cantidad de chicos, pero la baja en los últimos años es considerable.

Escuelas como la Nº 202 ‘Wilfrido Rojas’ fue en su momento la de mayor cantidad de chicos, pero la baja en los últimos años es considerable.

En los departamentos Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú la mayoría de las escuelas pertenecen a la órbita del Estado provincial, aunque en los últimos años estas comunas crearon sus propios sistemas educativos.

Ambos fueron diseñados acorde al crecimiento poblacional, ubicación geográfica de las comunidades y hasta de las posibilidades económicas de sus habitantes. En este punto, los padres se enfrentan a la inquietud de saber cuál es la mejor opción para sus hijos, aunque siempre terminan definiendo el bolsillo y la calidad educativa.

A pesar de la incertidumbre generada por la posibilidad de que la comuna de Valle Viejo elimine su sistema, las escuelas que pertenecen a la Provincia comenzaron a perder matrícula.

En esta zona existen escuelas de primera, segunda y tercera categoría, pero estas últimas fueron disminuyendo considerablemente la cantidad de alumnos en los últimos años, porque pasaron a otra “más completa”.

Algunos de los establecimientos de tercera categoría aún mantienen aulas plurigrados, donde comparten dos cursos el mismo espacio físico y por ende, el mismo docente, y ése es uno de los motivos por los que los tutores deciden cambiar de escuela a sus hijos.

Otros padres mencionan que los sistemas educativos municipales garantizan la mayor cantidad de días de clases, que los docentes “no faltan” o que “no hacen huelga”, que “poseen una mejor oferta educativa” como por ejemplo el dictado de idiomas, computación, talleres extracurriculares, etc., pero sucede también que estos establecimientos municipales tienen otras exigencias que también son motivo de acaparamiento del educando, como el uso de un uniforme escolar, y en algunos de los casos el pago de una cooperadora o bono voluntario, lo que para muchos las diferencian de otros establecimientos porque se asemejan a una escuela privada.

Claro está que las escuelas municipales no reciben el mismo trato que las provinciales por parte de las autoridades educativas, pues estos dos municipios tienen una menor cantidad de escuelas y hacen que centralicen más la atención en ellas y los problemas que surgen se resuelven más rápidamente, en tanto las que pertenecen al Estado provincial, que son más, para lograr solución a algún conflicto deben realizar diversos trámites burocráticos. De hecho en reiteradas oportunidades se han plasmado en estas páginas múltiples reclamos de los tutores que envían a sus hijos a estas unidades escolares, que pedían soluciones a problemas edilicios, falta de ordenanzas y hasta de docentes.

La Escuela Municipal Fray Mamerto Esquiú, ubicada en la cabecera del departamento homónimo, tiene una matrícula de casi 800 alumnos, contra 600 que tienen las escuelas más grandes como la 264 y la 265, calificadas como de primera categoría, y que se encuentran en el centro de las zonas más pobladas como Piedra Blanca y San Antonio, y el resto de las escuelas de segunda y tercera categoría tienen una matrícula mucho menor, algunas apenas llegan a los 80 alumnos.

A esta escuela municipal, creada hace 10 años, asisten niños y adolescentes no solamente de Piedra Blanca, también de localidades aledañas, y hasta de otras más alejadas.

En Valle Viejo, por ejemplo, la Escuela Municipal Nº2 “Romis Raiden”, ubicada en Santa Rosa, absorbió un buen número de alumnos de la provincial Nº 202 “Wilfrido Rojas” que en este caso es una escuela de primera categoría, que supo ser una de las más importantes de la zona por la cantidad de alumnos que asistían, de a poco su matrícula fue decreciendo.

“Antes mandaba a mi hija a la 202 y después la cambié a la municipal porque acá los controlan más a los maestros, no faltan, o si lo hacen ahí nomás nombran un suplente, aparte noto que es mejor la enseñanza, y la otra escuela tiene cada vez menos alumnos, por esa razón es por la que cambié a mi hija a esta escuela”, sostuvo Liliana, una de las tutoras que decidió cambiar de establecimiento escolar a su hija.

Menos chicos, más cargos docentes

De acuerdo con un informe reciente del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, la evolución de la matrícula escolar primaria se redujo un 12 % y la cantidad de cargos docentes aumentó el 19% en el período 2003-2015. En 2015, había 12 alumnos por cargo docente primario estatal en todo el país, pero existían grandes diferencias entre las provincias. Por ejemplo, en Catamarca y la ciudad de Buenos Aires había apenas 7 alumnos por cargo docente. De acuerdo con este informe, durante el período 2003-2015, las escuelas primarias mostraron disímiles comportamientos en cuanto a la cantidad de alumnos y a la de docentes incorporados. En las escuelas primarias estatales se registró una caída del 12 por ciento en la matrícula estudiantil, en tanto que los cargos docentes aumentaron un 19 por ciento. En las escuelas primarias privadas, los cargos docentes aumentaron un 23 por ciento, mientras la cantidad de alumnos lo hacía aún más: 27 por ciento. En el caso de Catamarca, el informe señala que en 2003 había 48.806 alumnos mientras que en 2015 disminuyó a 37.937; en el caso de los cargos docentes en 2003 eran 3.958 y en 2015 ascendió a 5619.

Fuente: El Ancasti