San Isidro: La mayoría automática aprobó las cuentas de Posse, pero la oposición tiró la bronca

Denunciaron el endeudamiento, la subejecución y la “ineficiencia” de la gestión. “Tiene todos los recursos para hacer obras, pero no las hace”, dijeron desde el Frente Renovador.

Denunciaron el endeudamiento, la subejecución y la “ineficiencia” de la gestión. “Tiene todos los recursos para hacer obras, pero no las hace”, dijeron desde el Frente Renovador. Hubo empate y el presidente del HCD inclinó la balanza para el oficialismo.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, logró ayer aprobar las cuentas del municipio, objetadas en duros términos por la oposición, a raíz de la “mayoría automática” que tiene en el Concejo y al desempate del presidente del Cuerpo, Carlos Castellano. La situación fue identica a la del año pasado en ese aspecto.

Claro que Posse no saldrá ileso de esta rendición, donde la oposición detectó endeudamiento, falta de ejecución y sobreestimación de los ingresos. Desde el Frente Renovador, el diagnóstico fue lapidario: “nos aumenta las tasas por encima de la inflación, nos endeuda y subejecuta los recursos previstos en áreas claves, pero aumenta un 100% los gastos previstos en publicidad”, enumeró el concejal Gonzalo Beccar Varela.

“San Isidro  tiene todos los recursos para realizar obras que reclaman los vecinos pero no las realiza. Casi $100 millones no se invirtieron en Obra Pública”, se explayó. Además, enumeró recortes de 46 por ciento en mantenimiento de desagues, y de 49 por ciento para la construcción de nuevos. “Si no ejecutan lo presupuestado, ¿a donde va ese dinero?”, se preguntó.

Esas críticas empalman con ls difundidas ayer, que marcan que el gasto en obra pública fue de apenas 60 por ciento de lo presupuestado a comienzos del año. Posse se “ahorró”, al no realizar las obras proyectadas, unos 120 millones de pesos.

El mismo cuadro se percibe en Seguridad, donde no ejecutó unos 24 millones del fondo que envía la Provincia, el 74% de la partida de equipamiento de Prevención Ciudadana y el 37 por ciento de los fondos que debían ser destinados a la puesta en funcionamiento de cámaras de seguridad. En total, la subejecución del presupuesto suma unos 200 millones de pesos.

Como contrapartida, los concejales opositores denunciaron que Posse gastó cerca de 30 millones de pesos en el año. “Privilegia más la publicidad que la salud y la seguridad y publicita hasta las cosas que no hace”, analizó Juan Medina, concejal del Frente Renovador. “Ellos prefieren armar videitos para redes mostrando el pelotero del Hospital Central”, agregó.

Ese espacio detectó además una deuda flotante de unos 500 millones de pesos. La concejal Marcela Durrieu señaló que “la mala gestión de los últimos años hizo que los vecinos debamos $483.197.559,78, un 67,87% de lo que se debería haber pagado el año pasado y lo que es peor, se sigue gastando más en publicidad y propaganda. O sea, gasta dinero de todos y  publicita obras que no se hacen”.

Fuente: InfoCielo