El invierno se goza en la Puna salteña

Los que buscan destinos de invierno podrán experimentar mágicos paisajes en estos dos lugares de ensueño.

Los que buscan destinos de invierno podrán experimentar mágicos paisajes en estos dos lugares de ensueño.

Ser turista en épocas de frío tiene un gran encanto si se piensa visitar San Antonio de los Cobres y La Poma. Ambos destinos salteños tienen la cansina magia de la Puna salteña, donde el horizonte se pierde lento, detrás de un mar de montañas de cimas nevadas. Las rutas están preparadas, los campings y los hospedajes esperan siempre con abrigos de lana de llama y oveja; igual que la gastronomía, única de estas alturas que conquistan con la fuerza del pimentón, el comino, el orégano, las papas andinas, la carne de llama, las nueces, los quesos, los panes y los dulces, con el sabor intransferible de las manos de esta tierra.

A San Antonio de los Cobres se llega por la ruta nacional 51 en vehículo particular o en colectivo, o bien, en el Tren de las Nubes, que recorre una verdadera obra de ingeniería a través del ramal C-14. En el camino se pueden ver las localidades de Campo Quijano, Río Blanco, la Quebrada del Toro, El Alisal, El Alfarcito, la ciudad prehispánica de Santa Rosa de Tastil con sus ruinas legendarias, hasta arribar a San Antonio de los Cobres, a 3.775 metros sobre el nivel del mar. El intendente de San Antonio, Leopoldo Salva, animó a los turistas a perderle miedo al frío para descubrir un lugar sin equivalentes. “Estamos con mucho frío de día y temperaturas bajo cero por la noche, como es habitual. Si uno mira a lo lejos, ve la nieve en los cerros. Todo esto es encantador para los que nos visi tan”.

Salva agregó: “Trabajamos para que sea un invierno único en este destino mágico, y para eso lanzaremos a fines de junio la temporada con muchísimas actividades, porque nosotros sí sabemos de frío, de lanas, de comidas sabrosas. Probablemente sea un lanzamiento de todo el corredor de la Puna, con los intendentes de otras provincias”.

Cada vez más preparados para alojar y deleitar al turista

Sobre las ofertas de San Antonio para los turistas, el intendente Salva dijo: “No tiene que ser temporada turística para que nos vengan a visitar, cualquier día los esperamos con 200 plazas de alojamiento, más de 10 restaurantes con especialidades con carne de llama, quinoa, papines andinos y maíz”. Comentó: “Acá se capacita permanentemente a los que trabajan con el turismo, porque queremos que la gente que llegue no se decepcione y que regrese. Los visitantes pueden recorrer el paseo Turu Maki (manos de barro), el parque temático de Anatolio y sus llamas; el salar y su circuito nocturno para sacar fotos, el viaducto La Polvorilla, que es un ícono, y el mercado artesanal con sus tejidos de lana de llama y oveja, y las creaciones en piedra y cuero”.

En La Poma
Quebradas sinuosas, cumbres aterciopeladas, serranías erizadas de cardones y un cielo azul conducen el recorrido de 190 kilómetros hasta la Poma, por la ruta nacional 68 en una primera etapa y luego por la ruta provincial 33. El Puente del Diablo, dos volcanes y graneros incaicos son algunos de los tesoros naturales del pueblo situado a 3.015 metros. El intendente Juan Edgardo Mamaní no solo pone el acento en el trabajo agrario del pueblo, sino que apunta al impulso del turismo. “Trabajamos para ofrecer las comodidades que requiere la recepción de visitantes, porque La Poma había quedado relegada en los últimos años y queremos recuperar el turismo. Por eso ya contamos con el camping municipal con capacidad para 70 personas aproximadamente.

Fuente: El Tribuno