Turismo gastronómico: siete sabores de invierno

Esta época del año invita a un recorrido por los mejores platos calientes para combatir el frío. Las opciones más destacadas y deliciosas.

Esta época del año invita a un recorrido por los mejores platos calientes para combatir el frío. Las opciones más destacadas y deliciosas.

Son platos que abrigan del frío. Recetas, tradicionales o gourmet, que muestran la variedad y exuberancia de ingredientes que hay en distintos lugares del país. La dieta también se toma vacaciones: tips para decidirse a viajar y probar nuevos sabores.

Carnes ahumadas en Neuquén

Ingredientes: trucha, hongos, salsa agridulce con frutos rojos. El humo y la madera intensifican los sabores y le otorgan un toque rústico al plato.

En el Corredor de los lagos, la cocina gourmet se fusiona armónicamente con la tradicional y la europea. En la zona se pueden probar carnes de ciervo, cordero, jabalí y trucha, cocinadas y procesadas de diferentes formas: al asador, a la parrilla y hasta en patés, embutidos y escabeches.

Dónde disfrutarlo: con vista a paisajes nevados, restaurantes en San Martín de los Andes, Villa La Angostura y todo el corredor de los lagos ofrecen este tipo de platos, también algunos establecimientos y paradores en las montañas, a la vera de los centros de esquí más importantes de la región. De hecho, nada mejor que disfrutarlos para reponer energía después de un día intenso de actividad en la nieve.

Asado pampeano

El asado es un plato argentino por excelencia, y cada región tiene su manera de hacerlo. En La Pampa, la impronta local tiene que ver con que se hace al asador, donde la carne es sostenida por un armazón vertical, y donde el fuego nace de la leña del caldén, que le transmite un sabor distinto.

Dónde: un buen lugar son las estancias pampeanas, en donde las comidas de invierno se entrelazan con la vida en el campo y las bajas temperaturas. Además del asado, se disfruta de la tradición rural entre pan casero, mate, arreos y siestas.

Empanadas a la tucumana

Los sabores, aromas y texturas de la cocina tradicional norteña llaman en invierno. Y la tucumana no es una empanada cualquiera: jugosa, rellena de carne picada a cuchillo, cebolla de verdeo, pimentón y comino, tiene entre 13 y 15 repulgues.

Dónde: en toda la provincia se pueden encontrar locales para saborear unas auténticas empanadas preparadas a la tucumana. Famaillá es la Capital Nacional de la Empanada (que en septiembre tiene su fiesta, en la que se elige a las campeonas empanaderas), un buen lugar para probar este plato que es orgullo provincial. A la mística que genera con sus aromas y sabores se suman las estancias por recorrer, las humitas a la olla, los tamales y muchas otras opciones tan admirables como los paisajes que acompañan cada comida.

El sabor cordobés

Si de buena cocina se trata, en la temporada invernal un destino característico es el Valle de Calamuchita, puntualmente las localidades de Villa General Belgrano, Santa Rosa de Calamuchita, Villa Alpina, Villa Berna y La Cumbrecita (que es, además, el primer pueblo peatonal del país). Su gastronomía de herencia centroeuropea genera el ambiente perfecto para esta temporada de frío: los clásicos platos bien de invierno como el goulash con spaetzle, la salchicha con chucrut y los guisados de carne abrigan mientras se disfruta de la vista a las sierras. Además, están las clásicas picadas con fiambres ahumados, las conservas de animales de caza, los quesos semiduros y la infaltable cerveza artesanal. Para las tardes de frío, otro gran motivo para visitar estos destinos es la excelencia en su pastelería y repostería artesanal con una taza de chocolate caliente humeante.

Encanto misionero

El frío invernal es ideal para viajar a Misiones y acompañar las excursiones con muchos platos perfectos para esta temporada: el caburé, el mbeyú, la chipa y, en especial, la yopará, un guiso tradicional en el que no faltan los porotos y el maíz, y el borí borí (caldo con bolitas de maíz).

Además, la Ruta del Té (se puede partir de la localidad de Oberá) tienta para probar variedades de esta infusión. Una gira gourmet con visitas a los cultivos y casas para participar del proceso de producción, de clases magistrales y de catas para aprender a preparar una buena taza, con la temperatura del agua justa y la cantidad de hebras y el tiempo de infusión adecuados.

Tip para los viajeros sibaritas: en Misiones se pueden conseguir unos caramelos preparados a base de madera (yacaratiá), alfajores de harina de mandioca, licores y helados de yerba (estos dos en particular, en la Ruta de la Yerba Mate).

Sabores de este tipo, que marcan la diferencia, se encuentran en cada rincón del país. “La gastronomía argentina es un enorme atractivo a la hora de decidir a dónde viajar: tenemos una oferta muy variada, rutas, platos diferenciales, ingredientes propios de cada lugar, chefs reconocidos en todo el mundo; e incluso contamos con que en este 2017 Buenos Aires es la capital iberoamericana de la gastronomía: una muestra de la variedad y calidad de su cocina”, explica el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos.

Con aires urbanos, sabores eclécticos

La ciudad de Buenos Aires es la capital iberoamericana de la gastronomía 2017 y combina distintos tipos de cocina, ofrece muchos polos gastronómicos (Palermo, Las Cañitas, Puerto Madero, San Telmo, Recoleta, entre los más destacados) y circuitos para disfrutar en estas vacaciones invernales. Desde un buen asado en una de sus incontables parrillas, hasta un guiso en un bodegón, pasando por cocina regional de todo el país, internacional, de autor, bares y cafés notables para tomar un cortado, o una de las tantas pizzerías en las que se prepara la auténtica pizza porteña.

El sabor de San Juan con un buen vino

San Juan es una región bastante fría en invierno y no hay nada mejor que un buen guiso para hacer frente a las bajas temperaturas. Muchos de los platos tradicionales locales son famosos también por ser completamente caseros y artesanales: las empanadas sanjuaninas, el asado, las carnes de caza y las más autóctonas como la cazuela, la carbonada el tomaticán y las sopaipillas.

El guiso se prepara utilizando ingredientes provenientes de la zona, con un sabor inconfundible.

Tip: imperdible probar una especialidad local, el asado de punta de espalda. Es un corte de carne característico del lugar y algo tan propio que, se dice, es parecido al contorno de la provincia misma. Se puede acompañar con una copa de syrah, estrella de la ruta del vino sanjuanino que se concentra en la capital y los alrededores.

“Tenemos productos y materias primas de todo tipo, y con el plan CocinAR estamos trabajando en ponerlos en valor para desarrollar emprendimientos y potenciar economías regionales. Con un nuevo mapa de turismo gastronómico, queremos impulsar la cocina argentina y que todos viajen para probar nuestros platos y recorrer nuestros paisajes”, finaliza el funcionario de Turismo.’

Fuente: sin Mordaza