Avanza “experimento” de cooperativas en la economía cubana

Las "cooperativas no agrícolas", que administran antiguos empleados estatales "avanzan" en Cuba, tras un largo "período experimental" dedicado ahora a "corregir desviaciones".

Las “cooperativas no agrícolas”, que administran antiguos empleados estatales “avanzan” en Cuba, tras un largo “período experimental” dedicado ahora a “corregir desviaciones”.

“Se continuará avanzando en el experimento para corregir las desviaciones y obtener las experiencias necesarias”, se expuso en el más reciente Consejo de Ministros, de cuyos acuerdos la prensa local ofreció una síntesis.

El Consejo dedicado a la marcha de la economía nacional, divulgó que hoy operan 429 de esas entidades que tratarán de “consolidarse” sin que, todo parece indicar, aumente su número.

Esas cooperativas son parte de los cambios iniciados desde 2008 y que permitieron la expansión del trabajo privado en el sistema nacional basado en la propiedad estatal.

Los “trabajadores por cuenta propia” son ya medio millón en más de 200 esferas de servicios a la población. También, al calor de los cambios “creció” un sector de campesinos que recibieron tierras estatales en usufructo. En tanto, se acaban de anunciar “modificaciones” para el sector privado. Habrá cambios para estas cooperativas surgidas hace cuatro años como negocios gastronómicos, de la construcción reparación de vehículos y transporte, entre otros.

El Consejo de Ministros “observó” que ocurrieron desviaciones de “la idea original para las cuales fueron creadas; así como falta de rigor y exigencia en el seguimiento, control y fiscalización; tendencia al incremento de los precios; y utilización de los créditos bancarios con fines diferentes a los conceptos para los cuales fueron otorgados”.

Las leyes actuales prohíben para los privados la “acumulación de riquezas” y la expansión de sus negocios, entre otros límites. Se desarrolla además un intenso control para evitar la evasión impositiva.

Los ministros “ratificaron” ahora que las cooperativas no agropecuarias “constituyen una alternativa para liberar al Estado de la administración de actividades económicas, productivas y de servicios que no se consideren principales”. Por esa razón anunció que “se continuará avanzando en el experimento para corregir las desviaciones y obtener las experiencias necesarias”.

“Me siento muy bien trabajando acá. El negocio va bien y gano mensualmente lo que nunca antes gané”, dijo a ANSA Joaquín, un camarero de 32 años en un restaurante-cooperativa dedicado a la “comida rápida” situado en una zona muy céntrica de La Habana. El lugar y su servicio tienen un nivel visible de alta calidad. Análisis en la prensa local indican el criterio general de que pese a ser “experimentales” estos establecimientos “llegaron para quedarse”. Una de esas consideraciones, de la página digital Cuba Sí, expuso que inyectan “dinamismo y eficiencia en las actividades económicas” como alternativa organizativa y “de autogestión”. El comentario estimó que en este país “se reconoce y promueve el cooperativismo, debido a la necesidad de descentralizar la gestión del Estado para lograr una mayor eficiencia”.

Fuente: Tucumán Hoy