Firmat: Vassalli Fabril sigue en el marco de un conflicto sin definiciones a la vista

La UOM no acepta un procedimiento preventivo de crisis pedido por la empresa. La audiencia pasó a cuarto intermedio.

La UOM no acepta un procedimiento preventivo de crisis pedido por la empresa. La audiencia pasó a cuarto intermedio.

La audiencia celebrada ayer al mediodía en la sede Rosario del Ministerio de Trabajo de la provincia para allegar a las partes en el conflicto que la empresa Vassalli Fabril, de la ciudad d e Firmat sostiene con su empleados y en el que estarían en juego una cifra estimada entre 100 y 150 puestos de trabajo, pasó a cuarto intermedio hasta el jueves sin que se avanzara significativamente en las negociaciones.

Desde el Ministerio de Trabajo, Mario Gaggioli, director provincial de Relaciones Laborales, y que en la ocasión presidió la audiencia cumplida en el primer piso del edificio de San Lorenzo y Ovidio Lagos, sintetizó en declaraciones a LaCapital que las dos posiciones en pugna son, por el lado de la empresa Vassalli Fabril, la de “promover un procedimiento preventivo de crisis”, ya que la ley establece que, como condición previa a la de adoptar medidas que afecten a un determinado porcentaje de gente que supere lo que dispone la reglamentación, tiene que agotar previamente lo que se denomina un procedimiento de crisis, invocando situaciones de fuerza mayor, situaciones fortuitas o de crisis económica”.

Luego agregó Gaggioli que “ese es el primer paso, y el gremio se opone a este tipo de tramitación, lo que «no supone» dejar de seguir conversando y negociando”. Sobre los despidos señaló enfáticamente el funcionario de la cartera laboral que “no hay nada de eso”, aunque minutos después fuentes empresarias insistieron en la necesidad de “ajustar números” en nombre de la competitividad.

Gaggioli también aseveró con referencia a retiros voluntarios del personal que “aquí en el Ministerio no se tramitó nada. A lo mejor puede ser que los estén manejando por afuera y después tendrán que informarnos”, finalizó.

Los primeros en llegar, a las 12, a la sede de Trabajo fueron los delegados gremiales de la fábrica y los representantes de la Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica (Asimra), luego lo hicieron los representantes de la patronal e inmediatamente, con la llegada de los directivos de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) firmatense, liderados por Diego Romero, y comenzó la reunión que se extendió por casi dos horas.

Del sindicato

Romero, acompañado por el abogado del gremio Fernando Di Fulvio, señaló que la empresa propuso el proceso preventivo de crisis aplicando el artículo 247, lo que implica el 50 por ciento del retiro voluntario y pagar el 50 por ciento de las indemnizaciones, a lo cual nosotros nos oponemos, así que pasamos a un cuarto intermedio. No obstante, la interrupción de la negociación se dijo que sería el jueves, pero como los directivos de la empresa tiene que viajar, no es seguro dar una fecha para la nueva reunión”, expresó el dirigente de la UOM.

“Por supuesto —indicó Romero—, allá en Firmat hay incertidumbre por parte de los compañeros por sus puestos de trabajo, pero estamos esperando y vamos a ver cómo se van dando las negociaciones. Es difícil. Siempre cuando Vassalli estuvo en problemas, pidió ayuda al Estado y me parece que es bueno que el Estado ayude, pero hoy está de espaldas al pueblo” —expresó con franco enojo Romero—, y acotó “no les dan asistencia nadie. Antes daban Repro a los trabajadores para que siguieran en su trabajo y hoy entregan fondos para financiar los despidos, con lo que está claro que estamos ante un estado ausente”.

A su vez, desde la empresa, representada en la audiencia por el abogado Miguel Carrara, se indicó: “Iniciamos un planteo ante el Ministerio de Trabajo porque pretendemos iniciar un acuerdo preventivo para lograr una reestructuración de la empresa que, a nuestro modo de ver, es esencial”.

El representante de la empresa en declaraciones a este diario indicó: “Creemos que estamos ante un caso de fuerza mayor, porque el conjunto de gente que trabaja hasta ahora se está enfrentando a una competencia muy fuerte de la empresas líderes y ante un mercado que se achicó a la mitad”.

Asimismo, Carrara consideró que “las fábricas de la competencia tienen una espalda financiera que nosotros no tenemos y nos ponen el precio y los detalles de calidad de cada máquina. Por eso les pedimos a los que miran a Vassalli que miren a la competencia”.

Fuente: La Capital Rosario