Tartagal: Trabajan para el Ministerio de Salud desde hace 10 años y cobran $3.000

Pertenecen a la Brigada Ambiental, hacen trabajo insalubre y no reciben ropa de trabajo ni poseen cobertura social. Algunos tiene diez años de antigüedad.

Pertenecen a la Brigada Ambiental, hacen trabajo insalubre y no reciben ropa de trabajo ni poseen cobertura social. Algunos tiene diez años de antigüedad.

Unos 60 trabajadores que integran la Brigada Ambiental en el departamento San Martín y que prestan servicios 4 horas diarias cobran 3.000 pesos mensuales, no cuentan con ningún tipo de cobertura a pesar del trabajo insalubre que realizan, no reciben herramientas de ningún tipo porque todo lo hacen con sus propias manos y tampoco se les provee de ropa de trabajo.

Todos dependen del Ministerio de Salud de la Provincia y están en esas condiciones desde hace 10 años. En los meses de enero, febrero y marzo percibieron $6.060 por su trabajo, pero al mes siguiente les bajaron otra vez la remuneración a la mitad y cuando pidieron explicaciones les dijeron desde Salud que la decisión se tomó porque “lo que cobraban era mucho”.

Desde entonces, reclamaron mediante nota y pacíficamente que les regularicen su situación. Esta semana, al enterarse de que Salud mandará a Tartagal a un ingeniero para que capacite a los 60 integrantes de esta brigada ambiental que se desempeñan en todo el departamento, decidieron dar a conocer su situación por El Tribuno.

“Antes venían a capacitarnos médicos o epidemiólogos y ahora mandarán a un ingeniero. No sabemos si lo mandan para pagarle los viáticos, porque es extraño que un ingeniero pueda brindarnos capacitación en temas de salud. Pero de todos modos, quienes deben solucionar nuestro problema es el Ministro de Salud”, expresaron.

En Tartagal, la Brigada Ambiental está conformada por 25 personas -entre hombres y mujeres, todos con familia-.

“Somos agentes socioambientales. En Tartagal prestamos servicios 25 personas, pero hay muchos más en el resto del departamento”, explicó Aldo Quiroga, quien junto a sus compañeros visitaron El Tribuno.

“Nuestro trabajo consiste en detectar en terreno los focos de posible proliferación del transmisor de dengue, chikungunya y zika, por tanto también realizamos descacharrados en todos los barrios de la ciudad y durante todo el año. Trabajamos 4 horas diarias de lunes a viernes y elaboramos diariamente los informes ambientales. Por eso dependemos del Ministerio de Salud de la provincia más allá que tenemos una persona que hace el nexo entre nosotros y el Ministerio”.

Los trabajadores explican que la mayoría de ellos comenzaron a trabajar el 26 de junio del 2007 “el día en que se creó esta brigada que inicialmente dependía del municipio de Tartagal. Pero al poco tiempo pasó a la órbita del Ministerio de Salud. Nuestro trabajo consiste en hacer visitas, domicilio por domicilio, haciendo la prevención. Colocamos el insecticida en los lugares que corresponde. Cuando se hacen las campañas de descacharrado no tenemos horarios de trabajo ni fines de semana de descanso, al igual que cuando hay brotes de las enfermedades que transmite este vector”, explicó José Luis Herrera, otro de los trabajadores. Y agregó que “después que nos dieron esos tres meses los 6.060 pesos, nos bajaron a 3.000 argumentando que era mucho”.

Otra de las trabajadoras refirió que “las mujeres ayudamos a nuestros compañeros hombres cuando hacen descacharrado. En una ocasión trabajando en una letrina, que es un trabajo muy insalubre, nos salió una víbora que no nos picó de milagro. En los barrios del oeste de la ciudad, que son los más peligrosos, nos quisieron pegar y robar, como en 9 de Julio”.

“Estamos dispuestas a soportar los riesgos de nuestro trabajo pero queremos que nos paguen como corresponde, que nos den elementos de trabajo y protejan nuestra integridad física. Es el Ministerio el que nos debe dar una respuesta”, coincidieron.

Fuente: El Tribuno