Santa Fe: Lifschitz y Corral ensanchan la grieta en territorio santafesino

Luego de recibir una nota firmada por el jefe de la Casa Gris, el también titular de la UCR habló de una "decisión política" de desplazarlo

Luego de recibir una nota firmada por el jefe de la Casa Gris, el también titular de la UCR habló de una “decisión política” de desplazarlo

El socialismo y los radicales afines a Cambiemos no dejan de potenciar sus diferencias: luego de que el gobernador Miguel Lifschitz rechazara días atrás el pedido del intendente de Santa Fe, José Corral, de sumarse a la negociación para lograr el pago de la millonaria deuda que la administración de Mauricio Macri mantiene con la provincia, el también titular de la UCR nacional advirtió que hay una “decisión política” del jefe de la Casa Gris de desplazarlo de las tratativas en curso.A través de una nota emitida el 25 de julio pasado, Lifschitz le comunicó a Corral que “en la presente etapa se está negociando la ejecución de una sentencia entre actora (la provincia) y demandada (la Casa Rosada), únicas partes legitimadas procesalmente para ese fin”.

Asimismo, el gobernador resaltó en el texto: “En virtud de esa legitimación procesal, y en ejercicio de las facultades del inciso 2 del artículo 72 de la Constitución provincial, el único habilitado para negociar el cumplimiento de las sentencias recaídas en los mencionados litigios es el Poder Ejecutivo, máxime cuando la Municipalidad de Santa Fe no articuló oportunamente en dichas causas el interés legítimo que ahora invoca”.

Respecto de la nota firmada por el socialista, Corral aseguró ayer a La Capital que “hay un decisión política de dejar afuera a la ciudad de Santa Fe” de las negociaciones con la administración de Cambiemos. “Sin dudas, es la respuesta jurídica que los abogados le aconsejaron a Lifschitz, pero siempre es conveniente involucrar a todos los actores en casos de este tipo”, agregó.

El radical también destacó: “Estamos haciendo reserva de los derechos que tenemos para el momento en que se efectivice el cumplimiento del fallo de la Corte Suprema de Justicia y llegue la parte que legítimamente nos corresponde por coparticipación. Desde ya que fue la provincia la que litigó ante el máximo tribunal, pero existen casos en que otros actores se pudieron involucrar en las tratativas en marcha”.

Días atrás, Corral, al justificar su ausencia (con aviso) a la convocatoria del gobernador para presentar su plan para cobrar la deuda de la Nación, había vuelto a criticar la movida por su coincidencia con la campaña electoral.

Al mismo tiempo, el radical pidió que la capital provincial participe de la apertura de la negociación entre las administraciones de Macri y del Frente Progresista (FPCyS) por la abultada suma.

En ese sentido, Corral recordó que su administración había pedido formalmente por nota al Ministerio del Interior nacional y a la Gobernación un espacio en la mesa de negociación por la deuda. “Parte de esos fondos son municipales por su condición de coparticipables”, argumentó.

El 18 de julio, frente a un auditorio integrado por dirigentes de casi todos los partidos políticos, el mandatario provincial propuso que se paguen los casi 50 mil millones de pesos adeudados a través de un mix de fondos inmediatos y bonos.

El faltazo de Corral al acto en el que Lifschitz presentó la propuesta de pago que le elevó a la Nación por la deuda ya había detonado la reacción del vicegobernador, el también radical Carlos Fascendini, quien dijo que al intendente de Santa Fe “lo único que le interesa es llevar agua para su molino”.

“Como presidente del partido (UCR), le pedimos en reiteradas oportunidades para que interceda ante la Nación y cumpla con la deuda que tiene con la provincia”, agregó el vicegobernador respecto de Corral.

A pocos días de las Paso, los nuevos cruces entre Lifschitz y Corral ensanchan la grieta entre el sector radical con buena sintonía con el macrismo y el socialismo y suman interrogantes sobre la continuidad de la relación a futuro.

Fuente: La Capital Rosario