En algunos negocios rosarinos, el costo de los servicios alcanza al del alquiler

Los comerciantes del Paseo Pellegrini dicen que las nuevas facturas les cambiaron la estructura de costos. El gas, por las nubes.

Los comerciantes del Paseo Pellegrini dicen que las nuevas facturas les cambiaron la estructura de costos. El gas, por las nubes.

A los comerciantes del Paseo Pellegrini, las nuevas boletas del gas los dejan con la boca abierta. Según los casos, en el principal corredor gastronómico de la ciudad, las facturas llegan a quintuplicar los importes pagados en el mismo mes del año pasado. A los emprendimientos más pequeños, los incrementos en las tarifas de agua, electricidad y gas les cambiaron radicalmente la estructura de costos: pagar los servicios ya es casi tan caro como el alquiler de los locales.

“En un año tuvimos aumentos de luz del 400 %, de gas del 500 %, otro tanto de agua. Vienen facturas de 7 mil pesos, cuando el año pasado no llegaban a mil. En un negocio chico, se paga casi lo mismo por los servicios mensuales que por el alquiler del local, en estructuras más grandes, los servicios llegan al 40 % del costo del alquiler”, señaló Leo Santero, secretario de la entidad que agrupa a los comerciantes de avenida Pellegrini.

Denuncia   

Las últimas facturas de Litoral Gas, que reflejan los aumentos autorizados en abril pasado y los consumos de las primeras semanas del invierno, no pasaron desapercibidas para los usuarios. La Capital reflejó esta semana la denuncia de organismos de defensa de consumidor que contabilizaron subas de hasta el 150 % respecto al 2016 en las tarifas residenciales.

En el caso de los comercios, sobre todo los que hacen un uso intensivo del servicio, se advirtieron subas aún mayores. Según denunciaron desde la Multisectorial contra los Tarifazos, a un restaurante del centro de la ciudad llegó esta semana una factura gas de 7.200 pesos, cuando el año pasado se pagaban 1.200 pesos; la dueña de un residencial estudiantil recibió una boleta de 18 mil pesos, cuando el año pasado había pagado 2 mil.

Aumentos que, sumados a los incrementos registrados en otros servicios, modifican la estructura de costos de estos comercios. “Los gastos fijos se hacen muy grandes y vuelven inviables algunos negocios”, señala Santero y apunta que para enfrentar la situación “no te queda otra que utilizar todas las estrategias a tu alcance para atraer más público”.

Más casos

La situación no es exclusiva de bares y restaurantes. Juan Milito está al frente del Centro Unión Almaceneros de Rosario, integrante de la multisectorial. “Las boletas están llegando con aumentos altísimos”, advierte y repasa el costo de un metro cúbico de gas para un pequeño usuario (R21) que consume entre 501 y 650 metros cúbicos. “En noviembre costaba 0,424 el metro cúbico, en octubre pasó a 1,896 y en abril a 2,546”, apuntó.

En jaque

Según advirtió Milito, los incrementos en las tarifas de servicios públicos ponen en jaque a los pequeños comercios. “Un minimercado con un par de freezers y heladeras está pagando entre 12 y 15 mil pesos de electricidad por bimestre, otros 2 mil pesos más de agua y mil mas de gas. Casi como otro alquiler, algo terrible porque los alquileres también están por las nubes”, sostuvo.

Desde la Cámara de Hostels ya advirtieron varias veces sobre el impacto que el incremento de las tarifas de servicios públicos, y los bajos nivel de ocupación, tienen sobre la actividad. El referente de la entidad, Maxi Calichio, advirtió que varios albergues tuvieron que cerrar sus puertas y otros están endeudados por el atraso en el pago de las boletas.

Y, sin ir más lejos, citó su caso. En el invierno pasado, se atrasó con dos facturas de la EPE de 8.500 y 5.500 pesos. Cuando pudo refinanciarlas, este verano, la deuda más los intereses sumaron unos 19 mil pesos. “La situación es complicada. No podés pagar las boletas y los intereses son altísimos”, se lamentó.

Fuente: la Capital Rosario