Salta: Algarrobito ya cuenta con agua a través de energía solar

Tras varios años de espera, en el paraje ava guaraní funcionan tres pozos.

Tras varios años de espera, en el paraje ava guaraní funcionan tres pozos.

El cacique de los Tapé Iguapegui, Miguel Vidal Rodríguez, trabaja en el pozo de la comunidad.

Durante la semana pasada finalizaron las obras del proyecto de provisión de agua para el paraje Algarrobito, del Municipio de General Mosconi, departamento San Martín.

Las obras consistieron en la construcción de 3 pozos someros, con todo el sistema de bombeo, la instalación de paneles solares y aprovisionamiento de agua para consumo humano, animal y riego de cultivos.

Fue una iniciativa que surgió desde la comunidad ava guaraní y que tuvo el acompañamiento del programa Prohuerta (INTA-MDS) y la agrupación Encuentro por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Orán.

El lugar es un territorio oculto en las yungas habitado por al menos 14 familias pertenecientes al pueblo ava guaraní, que conjuntamente con los parajes vecinos Trementinal, Madrejones y Baules, conforman la comunidad Tapé Iguapegui.

La alegría de las familias fue grande, ya que en años anteriores intentaron implementar distintos sistemas de provision de agua para consumo desde la UNSa y ONG, con escasos resultados, por lo que se buscó una nueva estrategia. Se implementaron tecnologías apropiadas que ya dieron buenos resultados en la comunidad guaraní de Río Blanco Banda Sur, de Orán.

Lo que hicieron los profesionales y especialistas fue llevar a los campesinos y originarios desde Orán para aplicar su sabiduría a Algarrobito. La movida fue exitosa: encontraron las napas, instalaron los pozos, los dejaron funcionando, y además capacitaron a los lugare ños.

Para ubicarse mejor, esa comunidad vive y trabaja en la margen izquierda del río Grande de Tarija. Algarrobito también integra la plantilla de familias campesinas y originarias que reciben atención de ProHuerta Salta (INTA Orán) realizando prácticas hortícolas agroecológicas.

Para llegar hasta Algarrobito hay que salir del país y pasar a la localidad boliviana de Bermejo. Tras circular 30 kilómetros por suelo extranjero, se cruza el río Tarija hacia la Argentina.

Al no haber rutas, no hay servicio de agua potable, la atención primaria de la salud se hace a pulmón y ni hablar de cloacas, comunicaciones o gas natural domiciliario.

“El cambio de vida en la comunidad es inmediato, al contar con agua ya se proyecta instalar el agua domiciliaria, hacer duchas, baños con lecho de filtración y con manejo ecológico para no contaminar los pozos. También pensamos instalar piletas para lavado, ya que la tarea más pesada como la de lavar la ropa y acarrear el agua la realizaban las mujeres. También se proyecta ampliar las zonas de cultivos, producir mas semillas de maíz, y diversificar la producción, ya que se cuenta con agua suficiente para riego, y la demanda de semillas y alimentos agroecológicos están en aumento. El agua dignifica”, la dijo la técnica del ProHuerta a El Tribuno, Alcira Figueroa.

Fuente: El Tribuno