Preocupación por la fuente laboral demás de 600 artesanos salteños

Por el cierre del mercado, los puesteros no saben dónde podrán ofrecer sus productos.El director garantizó que podrán regresar cuando terminen las reformas.

Por el cierre del mercado, los puesteros no saben dónde podrán ofrecer sus productos.El director garantizó que podrán regresar cuando terminen las reformas.

El Mercado Artesanal es el principal motor para los que sostienen su economía con la venta de orfebrería, cestería, cerámica, tejidos, pinturas y dulces regionales en Salta. Es una gran vidriera y un lugar de paso obligado para los turistas que visitan la provincia. Por segunda vez desde 1968, fecha en la que se inauguró, el edificio deberá cerrar sus puertas por reformas. En esta oportunidad no volverá a abrir por 18 meses. Esta noticia generó la preocupación de más de 600 artesanos, agrupados en 12 asociaciones, por su continuidad laboral.

Para muchas familias, el ingreso que pueden generar con la venta de sus productos en el mercado es la única entrada. Hasta ayer lo único que sabían era que tendrían que irse en noviembre, pero no les ofrecieron un lugar concreto dónde reubicarse.

En diálogo con El Tribuno, los puesteros mostraron su disconformidad con la decisión del Ministerio de Turismo y Cultura de cerrar el edificio y reclamaron una solución. La mayoría evitó dar su nombre por temor a perder su espacio trabajo.

Los trabajadores piden un lugar donde trasladarse todos juntos para que el impacto en las ventas sea el mínimo posible, pero, por ahora, no hay una respuesta para eso. Lo único concreto que sabían hasta ayer es que el Gobierno no les dará apoyo económico para que alquilen otro lugar.

El martes a la noche surgió un rumor de que iban a ser trasladados al Centro de Convenciones de Limache, pero desde el Gobierno negaron esta información. “Nosotros no hemos propuesto ir al Centro de Convenciones, recién se está conversando”, afirmó Darío Montero, director del Mercado Artesanal de Salta, en diálogo El Tribuno.

El funcionario provincial aseguró que son las asociaciones de artesanos que trabajan en el mercado las que deben decidir dónde se mudarán.

Montero además dijo que, después de que terminen las obras, los puesteros volverán al predio. Entre los trabajadores había dudas al respecto porque el Gobierno de la Provincia había informado que se suspenderían los permisos que tenían para vender en el lugar.

“Los artesanos tienen un permiso de uso precario que se está suspendiendo pero no se está revocando. Ellos van a volver. Las asociaciones se han reunido y lo han visto por escrito”, expresó Montero.

El titular de la institución comentó que la fecha límite para la mudanza es el 30 de noviembre y que surgió de los propios puesteros. “La pusieron las asociaciones de artesanos, es decir no la determinamos nosotros (el Gobierno provincial). La pidieron ellos porque es temporada baja y eso les da tiempo hasta el inicio de las vacaciones de verano. Nosotros vamos a acompañar a cada presidente y lo que decida con sus socios. La idea es colaborar con cada uno”, comunicó el director del Mercado Artesanal.

Según Darío Montero, la situación de los artesanos en heterogénea. Algunos solo venden en el mercado, mientras que otros tienen muchos canales de comercialización.

“Tenemos que ponernos a disposición del presidente de la comisión directiva para colaborar con los socios, pero eso es una decisión que toma cada asociación. Nosotros ponemos muchas herramientas, como el fondo de desarrollo o darles prioridad en todas las ferias a las que va la Provincia. Estamos reunidos con ellos y el proyecto se ha hecho en conjunto”, argumentó el funcionario.

Para ayer a la tarde estaba prevista una reunión conjunta de todas las agrupaciones de artesanos, pero finalmente no se concretó.

Fuente: El Tribuno