Critican la falta de gestión del intendente de Tilcara

Ediles del PJ afirman que desde diciembre de 2015 no se ejecutaron obras ni mejoras para los pobladores.Dicen que el Municipio está paralizado, porque no hay una decisión política que pueda cambiar la situación.

Ediles del PJ afirman que desde diciembre de 2015 no se ejecutaron obras ni mejoras para los pobladores.Dicen que el Municipio está paralizado, porque no hay una decisión política que pueda cambiar la situación.

Tras dos décadas de gobierno radical y varios reclamos por falta de mejoras para la comuna, desde diciembre de 2015 Ricardo Romero se hizo cargo del Municipio de Tilcara con la promesa de generar verdaderos cambios que beneficien a los vecinos. Sin embargo a más de un año y medio de gestión, la comunidad “está desilusionada” del actual intendente, que asegura que Tilcara “está estancada”.

Muchas esperanzas se apostaron al cambio de gestión, no obstante las promesas de campaña parecen haber quedado en el aire y lejos de propiciar mejoras para el Municipio, según manifestaron los propios vecinos de la zona “estamos peor de lo que estábamos”.

“El anterior intendente nos dejó mucho para hacer pero hasta el día de hoy no se hizo nada. Esta gestión está paralizada, no se ve avances de ningún tipo ni sociales, económicos, de ordenamiento territorial ni urbano”, enfatizó el concejal justicialista Pablo Mendoza, quien comentó que si bien acompañó y apoyó a Romero para que llegue a la Intendencia, “a los tres meses de haber asumido, nos dio la espalda y se cruzó a la línea del Frente Renovador”.

Remarcó que hasta la fecha las únicas obras que se hicieron son el adoquinado de calle Benedetti, la pavimentación de Belgrano y el ingreso al pueblo, “trabajos y proyectos de la gestión anterior que en los primeros meses de 2016 se terminó de concretarlos, pero desde ese tiempo para acá no hay ningún tipo de mejora”, apuntó.

“Tilcara quedó paralizada, estancada y no hay gestión. No hay una decisión política con la que se pueda apuntalar la situación”, subrayó Mendoza y aseguró que el intendente no respeta la institucionalidad del parlamento comunal, ya que todas las ordenanzas que se aprobaron en el último año y medio “no se cumplen. Al Concejo Deliberante se lo está tratando como se lo trataba antes, no hay respeto por la institución. Están haciendo oídos sordos a una parte importante de la comunidad como la que representa el Concejo, que tenemos la obligación de hacerle saber al intendente las cosas que necesita nuestro pueblo”, subrayó.

En esa línea, el edil comentó que desde el bloque justicialista presentaron diferentes minutas de comunicación al jefe comunal sobre la situación de los vecinos y advertir sobre la necesidad de ciertas obras, “y hasta el día de hoy el intendente hizo oídos sordos”, criticó.

Asimismo, Mendoza mencionó que también solicitaron informes a las diferentes secretarías del Ejecutivo municipal para conocer los avances y gestiones concretadas en las áreas de desarrollo humano, salud, infraestructura y educación pero “tampoco recibimos informes de los funcionarios de Romero”.

“Realmente nos preocupa lo que está pasando”, finalizó el edil.

“El Municipio solo  nos dio la espalda”

Vecinos de Tilcara siguen esperando que tanto el Gobierno provincial como el municipal cumplan las promesas para mejorar la situación del pueblo tras la inundación de febrero de 2016. “En la primera inundación se me cayó toda la medianera y una parte de las habitaciones. En la segunda, directamente perdí todo. El Gobierno vino y nos prometió que nos iba a ayudar pero hasta ahora lo único que recibí fue un poco de hierro y tachos de pintura”, manifestó Antonio Cosme, uno de los afectados, quien también remarcó que desde el Ejecutivo municipal solamente los asistieron durante los primeros días de los desastres naturales con alimentos “pero después nos dieron la espalda”.

En consonancia, Eva Valdiviezo subrayó que las pérdidas que sufrieron fueron como consecuencia “de la falta de trabajos en las quebradas y en el río”, situación que lamentablemente se mantiene ya que -según la vecina- hasta la fecha no se realizaron trabajos para prevenir nuevos desbordes.

“Por mi casa pasaron todos los funcionarios, hicieron censos, presentamos los papeles que nos pidieron pero no recibimos absolutamente nada, ni siquiera un colchón”, enfatizó por su parte Abel Rueda, quien vive del turismo.

Fuente: El Tribuno