Impuestos en la era Macri: un informe revela que castigan a los que menos tienen

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), son los sectores que gozan de más altas rentas los que tienen mayor posibilidad de eludir el cumplimiento tributario sin castigo.

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), son los sectores que gozan de más altas rentas los que tienen mayor posibilidad de eludir el cumplimiento tributario sin castigo. La reforma impositiva que planifica el Gobierno de la alianza Cambiemos no alteraría la estructura de regresividad actual.

La reforma impositiva que planifica el Gobierno de la alianza Cambiemos para después de las elecciones legislativas se centrarían en modificar el impuesto al cheque por un pago a cuenta de ganancias y el reemplazo del impuesto a los ingresos brutos por un impuesto a la venta final y, a pesar de la falta de presiciones que se tiene al respecto, las reformas no alterarían la estructura de regresividad actual.

La búsqueda del Gobierno nacional de plantear la necesidad de una reforma impositiva va en línea con el planteo de grandes empresarios que presionan para obtener exenciones de distinto tipo.

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), son los sectores que gozan de más altas rentas los que tienen mayor posibilidad de eludir el cumplimiento tributario sin castigo.

Los datos de los primeros siete meses de 2017
Según el informe del CEPA, en base a datos publicados por AFIP para 2016 y los primeros 7 meses de 2017, se observa que a pesar del corto tiempo trascurrido, se incrementó sensiblemente el peso de los impuestos regresivos sobre el total de lo recaudado, muy por encima del promedio de los años comprendidos entre 2003-2015.

Además, el informe revela que, ei el promedio de la incidencia de impuestos regresivos entre 2003 y 2015 fue de 55,35%, este valor ascendió a 59,06% en promedio en 2016 y alcanzó 60,10% en los primeros siete meses de 2017 (el valor en los primeros siete meses de 2016 era de 57,18%). Esto responde esencialmente a un aumento del peso del IVA sobre el total de la recaudación.

Complementariamente, los impuestos progresivos han disminuido su peso sobre el total, pasando de representar el 44,65% en promedio entre 2003 y 2015, a 40,94% en 2016 y a 39,90 en los primeros siete meses de 2017. Esta disminución está relacionada con una fuerte caída en la recaudación en derechos de exportación y de importación –en comercio exterior- que más que compensó un leve aumento en ganancias.

Los datos de los primeros siete meses de 2017
En base a datos publicados por AFIP para 2016 y los primeros 7 meses de 2017, el CEPA reveló que se observa que a pesar del corto tiempo trascurrido, se incrementó sensiblemente el peso de los impuestos regresivos sobre el total de lo recaudado, muy por encima del promedio de los años comprendidos entre 2003-2015.

Si el promedio de la incidencia de impuestos regresivos entre 2003 y 2015 fue de 55,35%, este valor ascendió a 59,06% en promedio en 2016 y alcanzó 60,10% en los primeros siete meses de 2017 (el valor en los primeros siete meses de 2016 era de 57,18%). Esto responde esencialmente a un aumento del peso del IVA sobre el total de la recaudación.

“Complementariamente, los impuestos progresivos han disminuido su peso sobre el total, pasando de representar el 44,65% en promedio entre 2003 y 2015, a 40,94% en 2016 y a 39,90 en los primeros siete meses de 2017”, expone el informe que explica que esta disminución está relacionada con una fuerte caída en la recaudación en derechos de exportación y de importación –en comercio exteriorque más que compensó un leve aumento en ganancias.

Cambios sustanciales, situación futura
El CEPA revela que el impacto de la quita/reducción de retenciones a las exportaciones modificó sensiblemente la estructura impositiva. El Decreto 133/2015 fijó en 0% los Derechos de Exportación para todas las mercancías clasificadas entre los capítulos 1-24 y 41-53 del Nomenclador Común del Mercosur, a excepción de algunos productos puntuales entre los que se destacaba el caso de la soja.

Tanto al poroto como a sus derivados, se les redujo 5 puntos porcentuales de retenciones. Adicionalmente, con el decreto 160/2015, se eliminaron también los DE a productos industriales.

En febrero de 2016 el gobierno decidió anexar a este esquema de quitas al sector minero, mediante el decreto 349/2016. Si bien aumentó el peso de los impuestos regresivos, es de esperar que este proceso se profundice en el futuro.

La promesa de Mauricio Macri en relación a los Derechos de Exportación había sido reducir 5% por año las retenciones a la soja. Sin embargo, en enero de 2017 le “pidió” al sector suspender esa medida en 2017. A cambio, y mediante el decreto 1343/17, estableció la devolución de 0,5% mensual para 2018 y 2019 (es decir, 6% para cada año).

Fuente: InfoCielo